El día de ayer fue lanzada la versión 3.0 del núcleo de Linux. Aunque sólo sea por una numeración más limpia, sigue siendo el día de la versión 3.0 del Linux Kernel, 20 años son veinte años.

Pastel Tux

Pastel Tux, celebrando 20 años. Fuente: flickr.com/clementi

Haciendo recuentos, la versión 3.0 no significó el cambio a un diseño de microkernel, el año de Linux en el escritorio nunca llegó, pero sí llegaron cosas mucho más impresionantes. El año de Linux en el servidor sigue siendo dominante. El año de Linux en los smartphones, es como un dios allí. El año de Linux en la computación de alto rendimiento, Linux es amo en ese mercado. Y otras muchísimas cosas, como los usos en dispositivos muy pequeños para el bebé de Torvalds.

Se ha dicho un sinnúmero de veces que la versión 3.0 es un lanzamiento menor, no hay características nueva o incompatibilidades por el cambio de numeración, sencillamente es un cambio para reflejar los veinte años de Linux y reflejar que ya no se lanzan las nuevas versiones basadas en nuevas funcionalidades. El periodo de desarrollo fue de los más calmados, y además de la emoción de RCU (Read-Copy-Update, una técnica de sincronización optimizada para estructuras de información mayormente de lectura, prometiendo mejor escalabilidad de multiprocesamiento simétrico) sería un salto muy ligero. Linus mismo escribe en las notas de lanzamiento (en inglés): «No quiere decir que no vayan a haber bugs, pero se esperan ser mucho menos que lo usual, y menos que los problemas de los normales ‘.0’.

Los cambios incluyen mejor acomodo de información y defragmentación automática en Btrfs, soporte para el Dom0 de XEN, ICMP_ECHO sin privilegios, Wake on WLAN, filtrado JIT de la Berkeley Packet Filter, un sistema similar al memcache para la caché de páginas, un syscall sendmmsg() que llamadas sendmsg(), la syscall setns() que permite un mejor manejo de sistemas de virtualización ligero como contenedores, nuevo soporte de hardware como el Microsoft Kinect y las APUs Llano Fusion de AMD, y muchos otros controladores y pequeños cambios.

Microsoft y Linux 3.0

Entre las cosas que más poderosamente llaman la atención es que Microsoft, ese troll de patentes acechando a quienes adoptan Linux desde hace mucho tiempo, quien tiene litigios y entabla acuerdos de patentes contra Android hoy en su esquema de protección de dinero, ha realizado bastantitas contribuciones al kernel de Linux: 361 cambios para la versión 3.0.

LWN.net investiga y resume las contribuciones que se realizan al núcleo de Linux y hace listas sobre quién contribuye más. Ahora que la versión 3.0 está liberada, mostraron sus resultados: Microsoft envió un total de 361 cambios al núcleo de Linux, colocándose en el séptimo lugar de la lista de compañías que más contribuyen. Para dar una idea, Red Hat proporcionó 1000 cambios, mientras Intel, 839. Los desarrolladores independientes contribuyeron 1085 sets de cambios.

En cúmulo no dicen nada estos números, es cierto, sobretodo porque los cambios son pequeños y tocan sólo unas cuantas líneas de código. Microsoft cambió 11546 líneas de código (1.3%). En comparación, Intel cambió 163232 líneas de código (18.1%). La mayoría del código de Microsoft se concentró alrededor del controlador para su interfaz de virtualización HyperV.

Felicitaciones a Linux

or supuesto, muchas entidades han manifestado su felicitación por el vigésimo aniversario. La Fundación Linux lanzó un concurso de camisetas, un programa especial para la LinuxCon NA 2011 y un cúmulo de videos para el evento. Entre los que han enviado videos al respecto hay uno que no necesariamente se esperaba. Microsoft mandó un video de felicitación. Dicho video inicia con la leyenda “Microsoft Vs. Linux”. En un momento se muestra a Tux dando la espalda al ofrecimiento de pastel de cumpleaños de Microsoft y tras una breve historia de la “extraña” relación entre ambos, el video termina con un gesto de reconciliación, Tux acepta el pastel en su iglú y el video termina con la fase “Happy Birthday” y la edición de la frase inicial a “Microsoft and Linux?”. El video está disponible en el canal de Youtube de “The Linux Foundation” en http://youtu.be/ZA2kqAIOoZM.

Sea o no un mensaje sincero, este sería un momento donde podría(mos) opinar que el ayudar a construir el kernel de Linux y demandar por patentes es poco más que contradictorio, lo único real es que el núcleo del pingüinito tiene un lugar demasiado importante en esta sociedad en general como para pasar este hecho inadvertido. ¿Qué opinan?