Linux Mint 12 y su esperanza de mantener la experiencia de GNOME 2 en el escritorio de GNOME 3. ¿Que tanto se consiguió el objetivo?

Linux Mint 12 RC

Linux Mint 12 RC

En el lanzamiento de la versión 11, con el nombre Katya, el equipo de Mint tomó la decisión de permanecer con el escritorio de GNOME 2, al contrario de Fedora y Ubuntu, quienes se fueron por el recién entonces estrenado GNOME 3 y por su propuesta para unificar interfaces de escritorio y tablets, Unity. Ambos extremos acarrearon controversia y detractores, muchos más, molestias al bajar su productividad al tener que adaptarse a una diferente manera de hacer las cosas. ¿El resultado? Linux Mint obtuvo el primer lugar en Distrowatch, tras 6 años de supremacía de Ubuntu.

En las semanas siguientes al lanzamiento de Ubuntu 11.10 se hicieron más fuertes los rumores sobre cómo vendría la siguiente versión de Mint, tras el silencio de sus desarrolladores. Muchos apostaban porque se quedarían con un escritorio estándar de GNOME 2.32, quedándose atrás en las actualizaciones de desarrollo, otros más, que sería inevitable que cambiaran a GNOME 3. La semana pasada finalmente se escribió en el blog oficial de Linux Mint, se agregaría un número de componentes para hacer la interfaz de Mint similar a GNOME 2. Su nombre: MGSE. Sus características principales, el panel en la parte inferior, un menú de aplicaciones (en lugar de una pantalla superpuesta como en GNOME 3), una lista de ventanas para seleccionar aplicaciones (en lugar de actividades en uno o varios espacios de trabajo), un escritorio centrado en las tareas (botones de minimizar, la posibilidad de cambiar entre ventanas) e iconos de sistema visibles, la promesa, además de un mayor nivel de personalización, como en GNOME 2, con extensiones como un indicador del reproductor de medios y otras pequeñas ayudas.

Para los reacios al cambio, Mint 12 traerá soporte para MATE (mate en español, como la infusión preferida de los argentinos), el fork de GNOME 2.32 que pretende comportarse exactamente como GNOME 2, pero siendo compatible con GNOME 3, a diferencia del original, ahora llamado “GNOME clásico”. En realidad sí tiene conflictos, pues está en desarrollo. Por eso anunciaron que Mint 12 estaría listo “cuando estuviera listo”, y hace unos días estuvo listo un Release Candidate. Se puede descargar del sitio oficial y experimentar por cuenta propia.

¿Qué tanto se cumplió en el RC?

Es una versión candidata y han trabajado bastante, pero las expectativas también son muchas. Esta valoración subjetiva supone que lo que se ve aquí es muy cercano a lo que será la versión final, es decir, una ligerísima modificación a GNOME Shell con extensiones con más o menos la experiencia “clásica”, o bien, con cuatro parches para salvar un poquito la experiencia predeterminada de GNOME Shell, como quiera verse.

Para descargar e instalarse, como es costumbre, requiere de muy poco esfuerzo y relativamente poco tiempo. ¿El mayor cambio? GNOME 3. La pantalla muestra dos páneles. En el superior, de derecha a izquierda, el menú para las opciones de sistema y mensajería, así como algunos iconos de notificación. En la parte central, el reloj y calendario, y en la izquierda, el nuevo botón de GNOME 3 y el icono de la aplicación activa. Si viene derechito en el RC el agregado de sonido carece de un botón para abrir las preferencias de sonido, pero una actualización posterior trae ese botón.

En el panel inferior, de izquierda a derecha, su nuevo menú, el espacio para la lista en botones de aplicaciones y en la esquina derecha, el selector de áreas de trabajo, al estilo GNOME 3, es decir, muestra uno cuando está vacío el escritorio, dos escritorios al abrir la primera aplicación, y tendrá un escritorio vacío siempre que se ocupe el siguiente libre.

Si se da un clic con el botón derecho en cualquiera de los páneles el sistema hace caso omiso, es decir, todavía no hay manera de agregar lanzadores a los páneles. Entre los accesos directos en la parte izquierda del nuevo menú mgse-menu de Mint, uno de ellos permite cambiar aspectos de GNOME 3, pero pocos, y eso es todo.

Del lado de MATE, lo esperado: cuando se abre el RC tiene un menú clásico de GNOME 2, pero si se aplican las actualizaciones, está de regreso el menú de Mint, que a muchos agrada.

El siguiente paso llegó para Mint, y su líder de desarrollo, Clement Lefebvre, lo expresa mejor que nadie en una entrada al blog el día de hoy: a muchos preocupa el uso de GNOME 2, pues tanto GNOME 3 como MATE son tecnologías recientes, pero para Mint sería imposible permanecer con GNOME 2.32 al utilizar los repositorios de Ubuntu. Con Mint 12, Mate da la opción de migrar a las últimas versiones de sus programas, aunque se pueda considerar un paso hacia atrás. Ambos proyectos, GNOME 3/MGSE y MATE irán madurando, si se quiere permanecer con las versiones anteriores de Mint mientras terminan de consolidarse, se tiene la opción, pero con esto se da una opción al usuario final, quien tiene la última decisión.

Mint sigue al momento superando a Ubuntu en Distrowatch. ¿Durará esta situación? Es pronto para dar un veredicto. Lo cierto, necesita todavía un buen trecho, y el mundo de GNU/Linux está ligeramente cansado de versiones preliminares con características a medias.