Como un escarmiento rencoroso y acto vengativo para otros hackers políticos, es como califica la sentencia de 10 años por los cargos de fraude y abuso, Jeremy Hammond, hacker de Anonymous involucrado el el ataque a Strategic Forecasting, mejor conocida como Stratfor.
jeremy-hammond
En entrevista con The Gardian habla del papel de Hector Xavier Monsegur o Sabu como informante del FBI dentro de los golpes realizados por el grupo de hacktivistas, pues según él muchos de ellos fueron propuestos por el mismo Sabu y a partir de estos, es que se han atrapado a jóvenes integrantes de Anonymous, entre ellos Hammond. Ninguno de ellos sabía la magnitud de la información recavada y todo lo que se escondía tras ella, según cuenta y posteriormente sabrían que el golpe sirvió para atrapar a todos los involucrados del grupo que por un largo tiempo ha mantenido alerta al gobierno de Estados Unidos y de otros países.

El caso de Hammond llama la atención pues la pena de 10 años más tres de libertad condicional bajo supervisión es más severa que la de otros implicados en los ataques cibernéticos y aunque dice que el tiempo de encierro lo utilizará para leer y hacer deporte, afirma que sus días como hacker han terminado, que ese papel será ya de alguien más.

Así como él, existen muchos jóvenes inspirados por el activismo de personajes como Aaron Swartz o Chelsea Manning (Bradley) que de forma local han creado versiones locales de Anonymous o Lulzsec y han intentado atacar sitios y servidores web para extraer información o han realizado acciones sencillas que tocan intereses importantes como Swartz, quién no está en la cárcel pero decidió suicidarse.

El Internet es más que un medio de comunicación o una plataforma de trabajo y diversión, se ha convertido en una herramienta muy poderosa para muchos grupos e individuos y la pelea por su control tendrá muchos capítulos más, lamentablemente las bajas han sido más del lado hacktivista.

El caso Stratfor, es uno de los más reveladores de la historia moderna, ya que en el ataque se extrajeron 5 millones de correos electrónicos que posteriormente fueron revelados por Wikileaks.