Por David Dial, Vicepresidente de Ventas Internacionales en Accedian*

El cambio llega por fin al sector de telecomunicaciones móviles en México.

 

Después de Brasil, México es el segundo mercado de telefonía móvil más grande en América Latina. Los suscriptores a este servicio en este país ascienden a los 89 millones (fuente: GSMA), lo que representa un índice de penetración del 69% en el mercado.

 

Por años, el operador nacional Telcel, parte del grupo de operadores de América Móvil, gozó de un semi monopolio en México, resultando en precios que se mantuvieron artificialmente altos. Hoy en día, Telcel continúa con el 67% del mercado (de acuerdo con los resultados del primer semestre de 2016). Telefónica, propiedad de Movistar, cuenta con el 24% del mercado mexicano. El tercer puesto pertenece al recién llegado AT&T México, que actualmente cuenta con 9% del mercado, gracias a la adquisición de Iusacell y Nextel en 2015.

 

La Guerra de Precios

 

La llegada al mercado mexicano de grandes multinacionales de telecomunicaciones como AT&T el año pasado, desató en el país una guerra de precios. Entre diciembre de 2014 y diciembre de 2015, los precios los servicios móviles en México cayeron un 17%. Hoy en día, se encuentran entre los más bajos de América Latina.

 

No sólo es el costo de los servicios móviles de telefonía lo que está cayendo en México, también los precios de los teléfonos inteligentes. Ahora se cuenta con teléfonos de nivel de entrada que están disponibles en México por menos de 100 dólares. Es por esta razón que el número de usuarios de teléfonos inteligentes en nuestro país se encuentra a la alza. En 2015, 52 millones de usuarios en México, es decir, la mitad de la población, poseían un teléfono inteligente; para el 2020, los analistas pronostican que este número subirá a los 91 millones de usuarios, o el 70% de la población.

 

Espacio para el crecimiento móvil

 

Existe mucho espacio para que el mercado de telefonía móvil crezca en México. Los tres operadores que existen actualmente en el país pretenden invertir más de 11 mil  millones de dólares durante los siguientes cuatro años, al mismo tiempo que desarrollan y mejoran sus redes, con un fuerte énfasis en el lanzamiento de servicios 4G.

 

Pero, como hemos visto en otros mercados móviles maduros y desarrollados, las guerras de precios entre los operadores se convierten inevitablemente en una “carrera hacía el vacío”, con márgenes de ganancia cada vez más bajos para servicios cada vez más mercantilizados o estandarizados (commodity). Sin el factor diferenciador del precio por servicio, los operadores en México están volteando hacia la calidad del servicio (QoS, por sus siglas en inglés) / calidad de experiencia (QoE, por sus siglas en inglés) como el único factor de venta para atraer y retener a los consumidores.

 

La Calidad de Experiencia lo es todo para el 4G

 

Los planes con precios competitivos ofrecen pocos diferenciadores. Esto, junto con una creciente inversión en infraestructura, indica que la red 4G QoS/QoE se establecerá como el mayor diferenciador entre los operadores móviles en México.

 

El operador que ofrezca la mejor experiencia 4G, obtendrá una ventaja competitiva crucial sobre sus rivales en este mercado en expansión. Éstos pueden esperar a detener el índice de cancelación de clientes para superar a sus rivales que solo compiten por precio, así como impulsar ingresos adicionales a partir del uso incrementado de servicios.

 

El crecimiento de los servicios de datos 4G/LTE en México, en conjunto con la entrada al mercado de AT&T, un jugador agresivo con gran poder económico, acentúa la presión sobre los otros operadores y les exige concentrarse en ofrecer una mejor calidad y experiencia de servicio a sus clientes.

 

Nuevos retos para las redes: más que capacidad y cobertura 

 

Las redes LTE son más complejas de manejar que sus predecesoras, las redes 2G y 3G. Además el crecimiento esperado en usuarios de teléfonos inteligentes traerá consigo, como lo hemos visto en otros mercados, un crecimiento en los servicios over-the-top (OTT) como Facebook, YouTube, servicios de mensajería instantánea así como otras aplicaciones de streamingde música y video.

 

Para los operadores, los recursos de la red para mantener estos servicios OTT, va más allá de simple capacidad y cobertura. A medida que el LTE va penetrando en México, más personas cambian su teléfono inteligente por uno más novedoso, por lo que pasarán más tiempo en sus dispositivos móviles utilizando aplicaciones y servicios OTT.

 

Esto pone nuevas presiones en las redes de los operadores. Sin embargo, éstos deben continuar ofreciendo servicios confiables y de alta calidad para mantener y hacer crecer su número de usuarios. Simplemente ofrecer servicios que son lo suficientemente buenos, no será suficiente para mantener a sus consumidores en un ambiente ultra competitivo. En este sentido, la calidad del servicio se vuelve un diferenciador clave entre los operadores en México.

 

Estos cambios no se están dando sólo en México. A nivel mundial, las redes de los operadores móviles son más complejas de lo que jamás se imaginaron. La popularidad de las aplicaciones OTT y los servicios crean patrones de tráfico de redes mucho más complejos así como tipos de tráfico mucho más variados de lo que los operadores hayan visto antes.

 

Instrumentación Virtualizada para una mejor comprensión 

 

La solución para que los operadores puedan gestionar estas nuevos retos en redes, radica en el monitoreo e instrumentación virtualizados del rendimiento. Reflejando las redes cada vez más virtuales sobre las que se ejecutan los servicios de telecomunicaciones, este enfoque basado en software para la gestión del rendimiento, da a los operadores la visibilidad de todas las capas de su red que ellos necesitan para monitorearlas apropiadamente, solucionar problemas y optimizar su QoS and QoE.

 

La instrumentación virtualizada de la red, es mucho más accesible y más fácil de desplegar que las soluciones de monitoreo de red basadas en hardware tradicional. Es importante destacar que también proporcionan un nuevo nivel de información granular sobre el rendimiento de las aplicaciones que se ejecutan en la red de información que los operadores pueden utilizar para ofrecer una QoE superior para sus usuarios en tiempo real.

 

Cuando se combinan con el análisis de big data y sistemas de control de red automatizados, esta instrumentación virtualizada resulta en una red optimizada, programable, enfocada a la calidad de la red que se ajusta para ofrecer la mejor calidad de servicio posible.

 

No quedarse atrás en la carrera por la Calidad de la Experiencia 

 

El LTE está ganando terreno en México. Al mismo tiempo, el que alguna vez fue un sector dominado por un solo jugador, es ahora un mercado en crecimiento, altamente competido y con más operadores buscando usuarios. Los niveles de tráfico de datos están en crecimiento, y los servicios OTT crecerán en popularidad. Esto traerá nuevas demandas y presiones para las redes de operadores aún con las constantes inversiones en éstas.

 

Ahora más que nunca, los operadores necesitan enfocarse en el desempeño de sus redes para proveer un servicio más confiable y de alta calidad a sus consumidores, de lo contrario, sus rivales seguramente lo harán.

XXXX

 

*David Dial es el Vicepresidente de Ventas en Accedian, una red de especialistas en desempeño que trabaja en conjunto con los operadores más importantes del mundo, entre ellos SK Telecom de Korea, Telefónica en América Latina, Softbank y NTT en Japón, Reliance Jio en India y T-Mobile en Estados Unidos, para mejorar la calidad de su servicio 4G.