Utilizar el transporte público para llegar a Santa Fe no es la mejor opción, pues es realmente incómodo ante la alta demanda, saturación y congestionamiento, aunado a la pérdida de tiempo e inseguridad que éste representa. Optar por el auto particular tampoco es alternativa, si sabemos que en la Zona Metropolitana circulan a diario 2 millones de vehículos.

Santa Fe es uno de los puntos más álgidos en cuanto a movilidad se trata, ahí llegan a trabajar alrededor de 300 mil personas al día y, a diferencia de otros destinos como Polanco o Reforma en donde hay varias opciones de transporte a elegir para llegar a los diferentes corporativos o centros de trabajo, para Santa Fe solo hay una línea de camión, taxi o particular, lo que repercute directamente en la economía familiar al destinar un promedio del 25% de su sueldo para llegar a su trabajo, equivalente a 25 mil pesos si utilizan auto o 14 mil pesos en transporte público al año.

La forma más rápida y segura de llegar a Santa Fe es valiéndose de la tecnología, es decir, con un servicio de transporte a Santa Fe que ofrece BUSSI, la primera plataforma de Vanpool en LATAM para trasladarse de forma eficiente, cómoda y con puntualidad.

BUSSI permite a sus usuarios de la aplicación seleccionar su ruta, reservar su lugar y disfrutar de un trayecto con WiFi a bordo, lo que les ayuda a incrementar su productividad y no perderla en medio del caos vial.

De acuerdo con una encuesta realizada por la Secretaría de Transportes y Vialidad de la Ciudad de México, en la capital se efectúan más de 20 millones de viajes diariamente, mismos que abarcan los de origen capitalino y los provenientes del Estado de México, en promedio una persona pasa 2.5 horas en el trayecto de su casa al trabajo y quienes se dirigen a Santa Fe gastan 26 días al año atorados en el tráfico, de ahí la importancia de la
implementación de la tecnología en beneficio de la movilidad para mejorar la calidad de vida de las personas.