e comerce

Comprar productos por Internet ya no sólo es una opción, es una realidad que crece con el tiempo, en donde empresas y compradores intercambian mayores cantidades de dinero y cada vez se exige la existencia de mayor oferta de productos. Argentina, Chile, México, Brasil y Colombia se encuentran entre los principales países con actividad comercial electrónica, sin embargo, otras naciones empiezan una creciente carrera comercial por Internet.

Hoy tenemos noticias de grandes inversiones a tiendas electrónicas y crecimientos de anuncios en plataformas publicitarias, un importante cambio en le forma de vender todo tipo de productos. Electrodomésticos, electrónica, moda, productos de primera necesidad y hasta artículos de segunda mano se anuncian aprovechando directorios comerciales de pago o gratuitos e incluso las redes sociales.

Mas que un pasquín local o anuncio tradicional en periódicos y revistas, el uso de Internet para vender es cada vez más común. Dando una mayor proyección a los vendedores y sus productos pues desde México podemos ver los clasificados en Nicaragua y viceversa.

Tan sólo en México, el comercio electrónico registró ventas de 79,6 mil millones de pesos algo así como $6,2 mil millones de dólares, un incremento del 46% con respecto al año anterior; un avance significativo para quienes ahora se adentran en la venta de productos por Internet.

¿Y la logística?

Más allá de que el comercio electrónico sea pujante y registre ganancias millonarias, pequeños empresarios se resisten a esta opción pensando que la logística de cobros y entregas será un gran problema, pero alrededor del comercio electrónico los servicios de paquetería y opciones de pagos electrónicos, depósitos bancarios, seguridad y protección de datos, también se van adaptando e integrando a los carritos de compra de las tiendas electrónicas.

Las comisiones siguen como un tiempo pendiente, pues obviamente un comerciante requiere de una ganancia atractiva y a su vez, las empresas de pagos y repartos quieren entrar en el juego, por lo que todavía están en el estire y afloje de encontrar un punto medio de conveniencia para ambos lados, punto en el que los compradores no deben ser afectados, pues el precio final será determinante para atraer a los compradores a una computadora igual que si fuera un aparador.

Existen muchos temas que todavía están pendientes en el comercio electrónico pero para beneficio de nosotros, los usuarios, se están abordando muy pronto.

¿Y ustedes ya compraron algo por Internet?