Por: Oscar Romero, Director de Ventas para México y el Norte de América Latina

Inspeccionar grandes predios institucionales o comerciales y sus activos físicos puede ser una tarea muy demandante, peligrosa y muchas veces sucia. Para garantizar que los activos están operando en forma confiable conforme a las normas establecidas significa administrar presupuestos y muchas veces infraestructura antigua y se debe buscar la mejor manera de maximizar el uso de los activos existentes. A medida que la tecnología digital se fusiona con los drones, los ejecutivos de mantenimiento y de ingeniería pueden mantener sus activos e instalaciones disminuyendo costos y riesgos de seguridad.

 

El mercado de las aplicaciones comerciales para drones y vehículos sin conductor se calcula que crecerá de USD 2 mil millones en el 2016 a más de USD 127 mil millones para el 2020. La Infraestructura ha sido identificada como una de las áreas de negocios que se puede beneficiar más con el uso de drones. De hecho, el valor de las aplicaciones de drones en proyectos de infraestructura globales se calcula que alcanzará los USD 45 mil millones en los próximos años.

 

Se presta mucha atención a los beneficios potenciales del uso de drones, ya que cada vez se identifican más formas de aprovecharlos. Los drones permiten un acceso más fácil a los datos, menor costo y riesgo, y la posibilidad de documentar las condiciones de los activos en una forma automatizada. A medida que progresa la tecnología para los drones, los que gestionan las instalaciones, infraestructura y activos podrán usarlos mejor para realizar las actividades fundamentales de mantenimiento y de seguridad.

Los drones en acción

 

Los drones permiten realizar inspecciones de todo tipo, en lugares de difícil acceso: detección luminosa, lubricación de los motores, corona, híper-espectros, gama, y magnetómetro.  Utilizando cámaras a control remoto los drones pueden brindar imágenes de edificios, maquinarias en terrazas o de cualquier tipo de equipo en una ubicación inaccesible. Usando esta tecnología avanzada, los técnicos de campo monitorean el performance del equipo y obtienen valiosas visiones y detalles de los activos físicos críticos, todo sin arriesgarse. La posibilidad de comparar inspecciones anteriores con los resultados actuales, han revelado que esta forma de inspección permite rápidamente identificar los cambios y contar con más información con la cual tomar decisiones.

Para mantener a las instalaciones y la infraestructura operando efectivamente y prolongar su vida operativa resulta crucial monitorear el performance y realizar mantenimiento preventivo. Esto es especialmente en el caso del equipo de operaciones críticas que no pueden fallar, como generadores, sistemas de seguridad, turbinas de viento y torres eléctricas.

Los drones pueden realizar funciones como: captura de videos, frenar y observar, escaneo con láser, todos métodos efectivos para el manejo de funciones de inspecciones y supervisión que son peligrosas y muchas veces sucias. También brindan funciones flexibles de vuelo, como también la posibilidad de captura de imágenes y videos de alta calidad.

 

Los drones con o sin cables tienen distintos roles de inspección.  Los drones con cable están atados a la tierra con cables eléctricos y de comunicación. Pueden quedarse en el aire por más tiempo, y son menos susceptibles a confusión de las señales y no pueden desaparecer. Los drones sin cable, pueden volar por rutas precisas y distancias largas con control remoto. En ambos tipos de drones, los técnicos pueden inspeccionar y mantener con seguridad y en forma económica, grandes activos e infraestructura, como también partes, herramientas, equipos y otros activos.

Uso de la información

 

El uso de los drones solo resuelve parte del trabajo. Luego los datos e imágenes recolectados por el dron deben compartirse con un software EAM avanzado para la gestión de los activos físicos que incorpore registros históricos, normas de mantenimiento y especificaciones, instrucciones de reparación, diagramas, información de garantías y otros datos para relevar las condiciones de los activos y determinar las necesidades de mantenimiento.

 

Al compartir la información recolectada por los drones con un sistema EAM, se pueden mejorar los programas de mantenimiento de los activos, programar el mantenimiento y hacer el seguimiento de los activos con mayor eficiencia, inspeccionar las ubicaciones donde es difícil enviar a los trabajadores, y crear un entorno de trabajo seguro.

 

La capacidad de lograr imágenes de alta resolución de lugares de difícil acceso es frecuentemente suficiente para realizar relevamientos basados en la condición. A veces, ayuda al personal a determinar donde focalizar su atención y los recursos.

 

Además de las imágenes fotográficas, la tecnología de los drones puede también brindar imágenes infra rojas y de rayos X para detectar temas estructurales o pérdidas peligrosas en un ambiente inseguro para los humanos. Los drones pueden también capturar sensores de datos, como videos color, termo videos, datos tridimensionales y enviarlos directamente al sistema EAM.

 

Capturar información en tiempo real permite comparar la condición de los estados actuales con las imágenes y lecturas de sensores previas, y luego compararlos con los estándares del mercado para determinar que hacer en el ciclo de vida de la gestión de los activos. Luego se pueden programar las actividades de mantenimiento y de reparación directamente del sistema EAM, causando disrupciones mínimas en las operaciones.

 

Una cantidad de predios utilizan drones para maximizar la vida de sus activos físicos. Debemos considerar las enormes posibilidades de la gestión de edificios y estructuras. Cuando se implementa una estrategia integral para la gestión de activos que incluye el uso de drones para las inspecciones, se logra mayor visibilidad operacional para contar en la toma de decisiones, una mejor gestión del consumo energético, y más proactividad en las operaciones y el mantenimiento.