ultimoviajealasvegasposter

Cuatro leyendas ganadoras del Premio de la Academia, con una combinación de 6 premios Oscar, 9 nominaciones y películas que han recaudado casi $16 billones en taquillas a nivel mundial, juntos por primera vez en la pantalla grande.

Michael Douglas, Robert De Niro, Morgan Freeman y Kevin Kline estelarizan como amigos de toda la vida que optan por dejar de actuar conforme a su edad y revivir sus días de gloria cuando el solterón del grupo decide casarse con su novia (que tiene la mitad de su edad).

¿El destino? Las Vegas.

Pero pronto los cuatro se dan cuenta de que el pasar de las décadas ha cambiado las reglas del juego: la Ciudad del Pecado también ha envejecido y una rivalidad ha agotado los lazos de su amistad.

La Pandilla de Ratas pudo haber jugado una vez en el hotel The Sands, y el Cirque du Soleil puede ahora dominar el Strip, pero son estos tipos quienes conquistarán Las Vegas.

DEL GUION A LA PANTALLA

¿CUÁLES SON LAS PROBABILIDADES?

“Creo que esta historia es graciosa y conmovedora” observa el productor Laurence Mark, “y Dan Fogelman es un extraordinario escritor que puede mezclar con habilidad tanto lo gracioso como lo conmovedor en una voz singular. Cada uno de los personajes que Dan ha creado emprende una travesía que a veces es más emotiva que graciosa- y mucho de la comedia se debe a que dicha travesía es tan real que uno se puede relacionar”.

Fogelman escribió Last Vegas hace unos seis años.

“Siempre me han encantado las comedias de amigos y entonces pensé… ¿qué pasaría si un viaje de despedida de soltero rejuveneciera a cuatro amigos de toda una vida y fuera el elixir que los hiciera empezar a recuperar sus respectivas chispas? Este fue el estímulo. Empezó a cobrar forma cuando escribí la escena que sale al principio de la película cuando Billy, Sam y Archie hablan por teléfono juntos” recuerda Fogelman. “Creo que hay relaciones entre algunos grupos de amigos que nunca cambian. Como jóvenes, encontramos nuestra ‘manada’ y nuestro papel en el grupo. Incluso cuando envejecemos y tenemos familias, cuando la manada se reúne tendemos a retomar viejos hábitos, comportamientos y roles. Y así, me pareció que sería divertido explorar eso, ver qué pasaría cuando un grupo de hombres mayores se reúne y empieza a reclamar algunos de los roles que tenían de jóvenes”

Antes de que Fogelman escribiera el guion, fue a Las Vegas a hacer investigación. “Había ido ya en muchas despedidas de soltero pero nunca había tenido la experiencia de ir a Las Vegas yo solo… deambular por los casinos, cenar solo a las 5 p.m., apostar, pareciendo un tipo extraño caminando con una libreta escribiendo todas las cosas locas que veía”.

Realizó el viaje poco después de que su madre muriera. “Antes de eso, había pasado un tiempo en Los Angeles de luto y- francamente- sintiéndome muy deprimido” dice. “En cierto momento me dije a mi mismo: mejor voy y escribo mi próxima película.

Así que me subí a mi coche y manejé a Las Vegas a hacer “investigación”. Con la mano en el corazón les digo que casi no perdí ni una sola vez en el Blackjack en las dos semanas que estuve ahí. Nunca había tenido tanta suerte apostando como esa vez… y pensé a) o mi mamá tuvo algo que ver o b) fue un inicio favorable para Last Vegas. De cualquier modo: me fui de Las Vegas con una ganancia de $17mil y un bosquejo para la película que eventualmente se transformaría en Last Vegas”.

La productora Amy Baer, una antigua ejecutiva que se volvió productora, dice que quería hacer una película para la generación del baby boom desde que trabajó en Something’s Gotta Give (2003) de Sony Pictures. “Había visto ya una moda en este tipo de películas que eran muy exitosas para una audiencia que había sido subestimada” dice.

“En ese momento, Dan Fogelman llegó con esta historia y yo me sentí completamente enamorada. No sólo era graciosa, tenía una realidad emocional y centrada con la que se podían sentir relacionados la audiencia adulta. Se trata de cuatro tipos reconectando y recordando porqué han sido amigos tan cercanos todas sus vidas y quiénes son ellos mismos. Y esto no es condescendiente ni con ellos ni con el grupo de esa edad”.

El director Jon Turteltaub pronto se unió al proyecto. Para Turteltaub también, la historia de Last Vegas se trataba sobre explorar las profundidades emocionales de una comedia de adultos.
“Puedes hacer una película graciosa que no diga nada. Puedes hacer un drama que no tenga diversión, espíritu o comedia” dice Turteltaub. “Ninguno vale la pena sin el otro. A menos que la película tuviera ambas cosas, me hubiera sentido muy decepcionado. Si estos personajes no eran reales, sus problemas reales y su dolor real, entonces las bromas no funcionan y se sentiría muy superficial. Este proyecto hacía que ambas cosas embonaran”

“Necesitas comedia para merecer el drama”.

Baer está de acuerdo: “Si se sentía cargado hacia una sola dirección, se sentiría o demasiado sensible o casi ridículo y no apelaría a la audiencia pretendida. Se debía sentir real y lidiar con emociones reales, problemas psicológicos que experimentan aquellos nacidos en la generación del baby boom. Esta es una generación que no hará las cosas de modo callado. Será la primera generación que aún esté saltando de aviones a los 85 años y casándose por tercera vez a los 70”.
“Yo siempre he luchado contra la noción de actuar acorde a tu edad” dice Turtltaub. “La verdad es que, hay un momento en el que debes crecer y algunos comportamientos son casi patéticos si aún los conservas. Por otro lado, hay cosas a las que nunca debemos renunciar y estas son alegrías y comportamientos a los que debemos aferrarnos por siempre. La clave de la madurez es saber distinguir la diferencia… que es la parte difícil”.

Cuando conocemos por primera vez a los personajes, Sam (Kline) está en Florida perdido en una jubilación temprana, Archie (Freeman) se está volviendo loco viviendo con su hijo sobre-protector en Nueva Jersey, y Paddy (De Niro) está de luto por la pérdida de su esposa en su departamento de Brooklyn. Cuando una llamada sorpresa de Billy (Douglas), un rico abogado de Malibú los saca de su miseria confesándoles que por fin le pidió matrimonio a su novia, deciden reunirse en Las Vegas. Y así es como nace nuestra fiesta de despedida de soltero.

Pero cuando los ‘Flatbush Cuatro’ llegan a la ciudad queda claro que este NO es el Vegas de su juventud.

“En una comedia, a veces es difícil definir quién es el antagonista…. A menudo no hay ninguno. En este caso” dice Turteltaub, “el antagonista en realidad es Vegas. Estos cuatro tipos llegan pensando que será una cosa pero Vegas ha cambiado mucho desde que eran jóvenes. Grande. Ruidoso. Divertido. Joven. Eso es Vegas ahora. Vegas se transformó en una ciudad para jóvenes. Estos tipos llegan y se sienten como peces fuera del agua… en pleno desierto. Y cuando tienes a un pez fuera del agua, quieres verlo ser intrépido y astuto, sobrevivir. No es porque han cambiado, es porque cambiaron las cosas que los rodeaban”.

“Mucho de lo divertido de esta película viene de estos cuatro tipos que recuerdan Vegas de hace años y se sienten desconcertado por lo que descubren al regresar” dice Mark. “Eventualmente se percatan que pueden hacerlo a su propia manera- y entonces deciden volver a conquistar la ciudad una vez más”.

Como observa Turteltaub, no sólo nos sentimos relacionados con los personajes masculinos de la película. Tenemos a Diana, una cantante que los cuatro conocen al llegar a Vegas, interpretada por la ganadora del Oscar Mary Steenburgen (ganó un Premio de la Academia por Mejor Actriz de Reparto en 1981 por Melvin and Howard).

“Hay algo honesto en Diana” observa Turteltaub. “Es una mujer que te dice abiertamente su edad; te cuenta abiertamente sobre sus miserias. Ella dice, ‘soy divorciada. Estoy sola. Estoy aburrida. Pero estoy cantando y amo mi vida’”.

Steenburgen describe más a su personaje: “Diana es una abogada de impuestos de Atlanta que se encuentra sola después de un mal matrimonio y de educar a una hija ella sola, que ahora es mayor y se ha mudado de casa. Ella se pregunta a si misma, ‘Ok, ¿qué vas a hacer con el resto de tu vida?’ Y entonces recuerda el sueño que tuvo cuando era más joven. Tal vez no es la mejor cantante, pero lo suficientemente buena como para cantar en un pequeño bar de Las Vegas donde nadie está realmente escuchándola pero donde puede cantar de todo corazón”.

“Es extraño empezar cosas nuevas cuando eres más grande, pero también es algo que ha sido parte de mi” agrega Steenburgen. “Yo florecí muy tarde en el departamento musical (Steenburgen también es cantante/canta-autora). Sí creo que hay segundos, terceros, cuartos, quintos y sextos actos en la vida. Hay tantos actos como uno sea lo suficientemente valiente para aceptar”.

Diana se siente atraída hacia Paddy y al conflictuado Billy. Con Paddy, “ella siente su soledad y el hecho de que tal vez se encuentre a punto de decidir si apostarle a la vida o darse por vencido. A ella le gusta, lo alienta” dice Steenburgen. Con Billy, “se da cuenta de que a )Está por casarse con una chica de 30 años así que es un poco desalentador y b) Él es probablemente un solterón de corazón y realmente no tiene ganas de casarse ni de comprometerse. A pesar de todo eso, de todas las buenas razones para que no te guste alguien, a ella le gusta de todos modos”.

“Sin duda nosotros no teníamos un letrero que dijera Solamente ganadores de Oscar cuando buscábamos los actores para la película” observa Mark, “Pero resultó que terminamos con cinco actores ganadores del Premio de la Academia en los papeles principales”.

Fue el guion de Fogelman, la oportunidad de trabajar juntos, y Turteltaub quienes atrajeron esta lista de actores hacia una película de presupuesto modesto.

“Si esta película fuera solamente tonta y graciosa” observa Turteltaub, “No necesitaría a este elenco. Pudimos haber elegido actores tontos y graciosos. Pero necesitaba la profundidad que estos actores podían aportar. Esta película tiene muchos elementos diferentes. Esta es una película es sobre amistad, sobre amor, y sobre el hecho de que nunca sea demasiado tarde para vivir, a cualquier edad”.

Mark observa que cada actor embonó perfectamente en su papel:

“Michael es el perfecto Billy. Elegante, vibrante- y dispuesto a mostrar vulnerabilidad. Michael también resulta ser un gran productor por lo que tiende a ser un miembro de equipo confiable. En otras palabras, es genial tenerlo en cualquier set”.

“Robert De Niro fue nuestra primera elección para Paddy porque hace brillante comedia pero también tiene una increíble profundidad emocional. Paddy necesitaba poder llegar a lugares muy profundos”.

“Morgan captura el espíritu generoso, real y conmovedor de Archie tan cálidamente” dice Mark, “Y el verlo explayarse en una variedad de formas- incluyendo en la pista de baile- es una de las alegrías absolutas de la película”.

“Para el papel de Sam, necesitábamos a un acto que pudiera ofrecer una cierta cantidad de seriedad emocional y que también tuviera momentos de comedia física real” agrega Mark. “Kevin Kline lo tiene todo y puede convertir cualquier cosa en algo gracioso si le dan la oportunidad”.
¿Y Diana? “Diana fue la más difícil de elegir porque es un personaje tan específico que debe hacer tantas cosas” dice Turteltaub. “Como responde a estos hombres informará a la audiencia sobre quiénes son estos hombres. Lo que hace que ellos reflejen dice más sobre ellos. Necesitas una actriz que pudiera transmitir eso. Persuasiva, honesta. Mary Steenburgen es esa mujer acogedora, que te invita y hace que los hombres quieran compartir sus secretos. No hay nada dudoso sobre ella. No hay nada demasiado intimidante. Siempre hay algo en ella que invita. Necesitábamos una mujer con esa presencia imponente, que fuera lo suficientemente vulnerable para sacar emociones de estos hombres, pero también pudiera jugar un papel en un sexy triángulo amoroso con ellos. Y también debía cantar. Todos conocemos personas que dicen, ‘Sí, yo puedo cantar’, pero realmente no cantan bien. Pues Mary sí puede cantar”.

“No sólo puede cantar” agrega Mark. “también tiene un contrato de publicación con Universal- ella escribe sus propias canciones, una de las cuales usamos en la película” Steenburgen escribió una canción de jazz para la película con Jeremy Spillman y Jared Crump, la cual interpreta en pantalla, llamada “A Cup of Trouble”.

Para Steenburgen, actuar con Douglas (Billy) es como “jugar con seda, él es como seda, ¿sabes? Hay algo tan clásico en él que me hace pensar en Sinatra y Fred Astaire y todos esos tipos. Es casi algo sin esfuerzo, hermoso y crees en él”.

¿Con De Niro (Paddy)? “Bueno, en mi primer día de trabajo, mi primera escena fue sentarme en una banca en un parque con una taza de café, y platicar todo el tiempo con Bobby De Niro. Si miras de cerca, probablemente veas mi mano temblando. Pero lo que vi instantáneamente al mirarlo a los ojos, al actuar con él fue, ‘Ok. Por eso eres Bobby De Niro. Ahora entiendo porqué eres quien eres’ Te encuentras tan inmediata y profundamente en su escena, porque él está tan profundamente ahí. No hay ningún lugar a donde ir, sólo dejar que la verdad (de la escena con él) te arrastre. Porque todo lo que él hace es decir la verdad. Es genial”.

Kline (Sam) “es como un personaje que salió directamente de una novela de Dickens. Amo a Kevin Kline. Es un verdadero actor. Le encanta”. En cuanto a Freeman, Archie, “es todo un peligro. Adorable. Hace que todo sea más asombroso estando ahí. Cantando constantemente en el set”.
Para Steenburgen y sus co-estrellas, ella dice “¿Sabes lo genial de ser un actor a esta edad? No eres lo suficientemente estúpido como para estar ahí sentado simplemente preguntándote cuál va a ser tu próximo trabajo o cualquier tontada en la que nos preocupábamos cuando estábamos en nuestros 20s, 30s o 40s. Estamos aquí sentados, pensando ‘diablos, soy afortunado de estar aquí. Esto es divertido. Y simplemente voy a disfrutarlo… este asombroso grupo de personas’. Eso es lo que estás pensando a esta edad. Y eso es lo genial sobre esto”.

Fogelman nunca hubiera creído el talento que llenaría los zapatos de estos personajes: “Hicimos una lectura en Las Vegas un par de días antes de que empezara la filmación. Recuerdo entrar en la habitación y ver las tarjetas con los nombres sobre la mesa: Michael Douglas, Robert De Niro, Morgan Freeman, Kevin Kline, Mary Steenburgen, Jon Turteltaub, los productores y yo mismo. Fue una experiencia extraña. Sentía como si fuera a vomitar las próximas tres horas”.

“Estos actores necesitaban tener una relación y camaradería genuina los unos con los otros para poder transmitir una amistad de toda una vida” dice Mark. “Y con estos profesionales de la actuación, ya eran mejores amigos y viejos amigos después de dos horas juntos en el set”.
Turteltaub se sintió emocionado con el elenco que resultó a bordo, incluso con un inconveniente. “¡El mayor desafío para mi fue el superar mi propio miedo de ser la persona menos genial en el set!