ladrona de libros poster

Estreno en México 10 de enero de 2013

Basada en el apreciado best-seller, LADRONA DE LIBROS narra la inspiradora historia de una joven vigorosa y audaz llamada Liesel, quien transforma las vidas de todos a su alrededor cuando es enviada a Alemania a vivir con una familia adoptiva durante la Segunda Guerra Mundial.

Para Liesel, el poder de las palabras y de la imaginación se convierte en un medio de escape —e incluso de alegría— de los tumultuosos eventos que giran en torno a ella y a todo aquel a quien conoce y ama. Ella es el alma y corazón de LADRONA DE LIBROS.

De hecho, son el alma y el corazón —así como el triunfo y la perseverancia— lo que lleva hacia delante el filme, que es abundante en temas y personajes que repercutirán en todas las generaciones. Un retrato conmovedor y emotivo de la fortaleza del espíritu humano, esta alentadora historia contrasta la inocencia (personificada por Liesel) con la omnipresente tiranía que marcó la época y su madre patria.

 

INICIOS

La historia y sus personajes emanaron de la imaginación del autor Markus Zusak, cuya novela The Book Thief fue publicada en su natal Australia en el 2005 y a lo largo del resto del mundo en el 2006. El libro ha vendido ocho millones de copias en todo el orbe, permaneció en la lista de best-sellers de The New York Times durante casi siete años y ha sido traducido a más de treinta idiomas. Además, ha ganado más de una docena de premios literarios, ocupado el primer lugar en Amazon.com, y ha aparecido en numerosas listas de best-sellers.

El libro de Zusak y la adaptación cinematográfica del director Brian Percival narran la historia de Liesel (Sophie Nélisse), quien es enviada a vivir con unos padres adoptivos: el compasivo Hans Hubermann (Geoffrey Rush) y su enojona esposa Rosa (Emily Watson). Afligida por la trágica muerte de su hermano menor unos cuantos días antes y timorata ante los nuevos “padres” que acaba de conocer, Liesel lucha por encajar —en casa y en la escuela, donde sus compañeros de clase la tachan de “dummkopf” (tonta), debido a su inhabilidad para leer.

Con la determinada obsesión de una prometedora estudiante, Liesel está decidida a revertir esa situación. Y recibe ayuda en el proceso. Su empático “Papa”, Hans, trabaja día y noche con Liesel, mientras la chica lee atentamente su primer tomo, The Gravedigger’s Handbook, que se robó después del funeral de su hermano —un acto impulsivo que tendrá profundas consecuencias en la joven heroína.

El amor por la lectura de Liesel y el creciente cariño por su nueva familia se intensifican aún más cuando se hace amiga de un nuevo invitado al hogar de los Hubermann —un refugiado judío llamado Max (Ben Schnetzer), quien comparte su misma pasión por los libros y alienta a Liesel a que expanda sus poderes de observación, incluso a pesar de estar escondido de los Nazis en un sótano oscuro, frío y húmedo. Su gradual relación con un joven vecino, Rudy (Nico Liersch), quien la molesta con respecto al libro que hurtó, aun a pesar de que se está enamorando de ella, es igual de transformadora para Liesel.

Estas amistades, junto con su amor exponencialmente creciente por los libros, ofrecen tanto un escape como un camino que definirán el destino de Liesel. Acaba por apreciar no solamente el poder de las palabras, sino también un poder que va más allá de ellas.

El autor Markus Zusak dice que se inspiró en escribir el libro a partir de las historias que le contaron sus padres cuando era una criatura en Australia. “Era como si un pedazo de Europa llegara a nuestra cocina cuando mi mamá y papá me contaban historias de lo que significaba crecer en Alemania y Austria, de los bombardeos en Múnich, y de los prisioneros que marchaban escoltados por los Nazis a lo largo de las calles”, comenta el autor. “En su momento no caí en cuenta, pero esas historias me llevaron a querer convertirme en escritor”.

“Era un época de peligro y maldad extremos, y fueron los actos de bondad durante estos tiempos muy sombríos los que me inspiraron”, continúa Zusak. “De eso se trata LADRONA DE LIBROS: encontrar la belleza en incluso las circunstancias más desagradables. Uno de los temas principales de la historia es que Hitler, a través de sus palabras, está acabando con la gente, y Liesel se las está robando de regreso, y con ellas está escribiendo su propia historia”.

La esfera de acción de la novela y su exitosa y joven heroína llamaron la atención de los productores Karen Rosenfelt y Ken Blancato, quienes desde su publicación han trabajado para llevarla a la pantalla grande. “No podía soltar el libro”, recuerda Rosenfelt. “Era tan edificante. Quedé impactada por la manera en cómo Markus le dio vida a Liesel; por la fortaleza, habilidades y hambre de leer y comprender el poder de las palabras que le imprimió al personaje”.

Durante el levantamiento del Partido Nazi, la libertad de expresión fue restringida severamente. Los libros fueron quemados. “A los alemanes les decían qué sentir, qué pensar y qué leer”, comenta Rosenfelt. “A pesar de esos obstáculos aparentemente insuperables, Liesel, al aprender a leer, adquiere el poder para ser creativa, pensar por sí misma y no repetir las ideas de otros”.

Un gran paso hacia adelante en el desarrollo del filme fue la contratación del guionista Michael Petroni (The Chronicles of Narnia: Voyage of the Dawn Treader) para adaptar el libro de Zusak, de 580 páginas. Cuando lo abordaron para que escribiera el guión, Petroni ya era, comenta, “un gran aficionado de la novela”.

“Markus Zusak tiene un talento prodigioso”, continúa Petroni. “Ha escrito un libro que será recordado como un clásico. Así que, al adaptarlo para la pantalla grande, primero tenía que superar mi intimidación. El reto más grande fue elegir qué eliminar. Es un tesoro oculto virtual de escenas maravillosamente emotivas, que fue lo primero que me llamó la atención del material”.

Hubo diversos retos más a superar. Petroni añade: “El libro no está escrito en orden cronológico, ya que el narrador con frecuencia deja intrigado al lector al ofrecerle piezas de información que más tarde repercutirán en la historia. Mi primer trabajo fue acomodarlo cronológicamente y después reestructurar las escenas para tener el mayor impacto dramático para una película. Esto significaba tener que alterar en ocasiones la cronología del libro; dudo que la gente se percate, pero este tipo de cambios siempre son engañosos de lograr. Me siento muy honrado de que Markus me haya confiado su libro”.

Petroni dice que lo que más lo tocó, además de la creatividad de la historia, fue que LADRONA DE LIBROS es un testimonio a la perseverancia. “Apela a una fuerza de espíritu en la condición humana con la que todo individuo se puede sentir identificado y sentirse inspirado. Y, desde luego, es acerca del poder de las palabras. ¿Qué escritor se podía resistir a eso?”.

Una vez que Petroni continuó puliendo el guión, comenzó la búsqueda por un director. “Basados en el extraordinario trabajo de Brian Percival en la televisión británica y en su pasión por este proyecto, teníamos muchas ganas de reunirnos con él”, comenta Elizabeth Gabler, presidente de Fox 2000 Pictures. “Brian llegó a la junta con un libro que había hecho, que consistía en imágenes que representaban su visión para el filme, por lo que quedamos fascinados de haber encontrado al director perfecto”.

Zusak tuvo la oportunidad de conocer a Percival a principios del proceso, y respondió de inmediato ante el entusiasmo del realizador. “Después de nuestra junta, una vez que nos despedimos, Brian me jaló un poco más hacia él y me dijo: ‘No te voy a defraudar’”, recuerda el autor. “Y me encantó la integridad de ese momento y de cuán genuino fue Brian”.

Gracias al éxito mundial de Downton Abbey, Percival era un director muy solicitado. “Hubo un momento dado en el que llegaban a la oficina cinco guiones diarios y me era imposible leerlos todos”, comenta, “así que leía las primeras 30 cuartillas de cada uno y así me daba cuenta si alguno de ellos era un proyecto interesante”. Percival dice que llevaba tan sólo unas cuantas páginas de The Book Thief cuando supo que tenía que hacer esa película. “Quedé muy conmovido con la novela. Es una historia tan positiva y edificante, además de que me encantó que el personaje principal fuera una chica que si bien no cuenta con nada y sin un futuro aparente, no sólo pudo sobrevivir sino prosperar”.

Y, por sobre todo, Percival sintió una conexión personal con la historia. “Mis orígenes son muy humildes. Comenzamos con muy poco y el deseo siempre fue intentar conseguir algo, que, en mi caso, era hacer películas. Más tarde, cuando fui a la escuela de arte, recuerdo cómo la gente me enseñó a observar el mundo, particularmente a través de los libros, de una manera distinta, y, como resultado, vivir la vida de manera diferente. Este tipo de cosas me llevaron a sentirme identificado con Liesel”.

Percival también apreció la idea de que el poder de las palabras puede ser tanto destructivo como constructivo, dependiendo la forma en la que las usemos. Es un tema que corre a lo largo de la historia. “Liesel comienza a entender las palabras y el poder que tienen, y se percata que puedes utilizarlas tanto para el bien como para el mal”, explica. “Esto le permite cambiar su vida y tomar decisiones que no hubiera tenido que hacer antes de haber tomado un libro. Ahí está la clave de su fuerza”.

 

LA BÚSQUEDA DE LIESEL

Si bien los realizadores ya habían discutido algunas ideas con respecto al reparto para los papeles de Hans y Rosa, decidieron enfocarse primero en encontrar a su Liesel. El proceso de casting comenzó en el Reino Unido; y al poco tiempo se expandió a lo largo de todo Europa, los Estados Unidos y Australia. Rosenfelt comenta: “Es difícil encontrar a alguien para interpretar el personaje de Liesel. Estábamos a la búsqueda de muchas virtudes: tenía que ser accesible, auténtica, curiosa, vigorosa, inocente e inteligente”.

Percival continúa: “Necesitábamos a alguien que en un momento dado quisieras abrazar y protegerla del mundo difícil en el que está viviendo, pero que al mismo tiempo pudieras esperar una patada en la entrepierna por hacerlo. Una chica muy de armas tomar, pero que también fuera muy vulnerable. Teníamos que encontrar a alguien que pudiera transmitir el increíble espíritu de Liesel. Ya que es ese espíritu lo que la hace seguir adelante e incluso prosperar”.

Considerándolo todo, fue una gran lista de requisitos para un niño actor, que, además, iba a tener que ser capaz de crecer en pantalla de los once años a los diecisiete.

Los realizadores casi vieron a mil candidatos para el papel. El mismo Zusak tuvo una idea de casting que resultó ser impresionantemente precisa. Había ido a ver una proyección de una película canadiense titulada Monsieur Lazhar, que fue nominada para un Premio de la Academia® a Mejor Película Extranjera, y cuya joven estrella había ganado un Premio Genie a Mejor Actriz Secundaria. La aclamada actriz era Sophie Nélisse, cuya inolvidable actuación le había valido muchos seguidores nuevos, incluyendo al autor de The Book Thief.

“El trabajo de Sophie en la película fue sorprendente”, comenta Zusak, “y mientras abandonaba la sala de cine pensé que sería maravillosa para el papel de Liesel. Esa fue la primera y única vez que he asumido el rol de un director de casting, por lo que me puse en contacto con los realizadores y les dije, ‘Acabo de ver a esta chica…’— ¡pero, desde luego, ya habían planeado reunirse con ella!

Si bien Sophie todavía no hacía formalmente una prueba de cámara, Rosenfelt recuerda: “Creo que en nuestros corazones todos sabíamos que era Liesel, tan pronto y vimos su grabación”.

Un obstáculo potencial para que Sophie pudiera interpretar el papel surgió a raíz de otra de sus pasiones. Una atleta excepcional, además de actriz, había comenzado a practicar gimnasia a la edad de tres años. Para cuando tenía seis ya entrenaba dieciséis horas a la semana, y a los doce, ya practicaba hasta treinta horas a la semana. Sophie había alcanzado reconocimiento nacional y tenía su mirada fija en las Olimpiadas de Río, cuando recibió la llamada de su agente para hacer la prueba para LADRONA DE LIBROS.

Al principio, Sophie estaba renuente a ir en búsqueda del papel, dado que tenía toda la ilusión de competir en Río, pero cuando una lesión amenazó con frustrar su sueño Olímpico, leyó el guión, se enamoró del personaje y se emocionó ante la idea de reunirse con los realizadores en Los Ángeles.

Sophie, quien le imprimió su ilimitada energía y concentración a su preparación para la prueba de cámara, comenta, “Grité como loca cuando mi agente me llamó para decirme que iba a interpretar a Liesel. Estaba muy contenta porque la historia me gustaba mucho. Si bien se desarrolla durante tiempos de guerra, la oscuridad termina por ser iluminada gracias a las acciones bondadosas que se da entre la gente. Liesel sobrevive los retos gracias a su voluntad, y debido a que aprende a leer, tiene control sobre su vida y sobre su manera de pensar. La historia hace que veas las cosas de manera distinta”.

Después de haber pasado tantos años entrenando en gimnasia competitiva, Sophie entendió de inmediato el compromiso y dedicación de Liesel en aprender a leer: “La lectura es la vida de Liesel. Cuando está con sus libros puede olvidar todas las dificultades en su vida. Leer permite que la imaginación de Liesel prospere, además de que la ayuda a llevar una vida mejor”.

Desde el momento en que Sophie hizo su prueba de cámara, se ganó la admiración y el corazón de su nueva familia de realizadores. “Nunca me he topado con un niño con tanto talento en bruto, instinto y una conciencia tal de las emociones de todos a su alrededor. Me parece sorprendente que una niña de trece años pueda, de hecho, saber tanto”, comenta Percival. Rosenfelt añade: “Lo que primero me llamó la atención de la actuación de Sophie, y hacia donde Brian la llevó, fue cuán creíble y real fue. Cuando Sophie, como Liesel, lloraba en el set, todos llorábamos. Es una actuación muy intensa. Sophie trabaja muy duro en su arte, por lo que nos dejó a todos impresionados”.

 

UNA NUEVA FAMILIA

Con Sophie Nélisse asegurada para interpretar a Liesel, los realizadores, que durante mucho tiempo ya los habían contemplado, se dieron rápidamente a la tarea de asegurar a los actores Geoffrey Rush y Emily Watson, para interpretar a los nuevos padres de Liesel, Hans y Rosa Hubermann. Percival indica que desde el inicio los consumados actores estaban en sintonía con la visión que tenía para el filme. “Quería que todo fuera interpretado de manera muy natural, y ese es un estilo con el que Geoffrey y Emily se sienten muy cómodos. Su trabajo realmente trasciende la actuación. Son dueños de los personajes, son los personajes, y todos encajan de una manera hermosa. Al trabajar con Geoffrey y Emily, Sophie quizás tuvo la mejor clase magistral en el mundo, porque absorbió la manera en como abordaban las escenas y analizaban sus papeles. Podías ver cómo le contagiaban eso”.

Desde The King’s Speech hasta las películas de Pirates of the Caribbean, el ganador del Oscar® Rush ha ofrecido una serie de actuaciones imponentes. Para LADRONA DE LIBROS se convirtió en Hans Hubermann. Rush le da crédito al libro y al guión por proporcionar el importante camino inicial de Hans. “Me parece que el libro es uno de los grandes clásicos de la literatura contemporánea, y si bien yo sabía que quería interpretar a Hans antes de haber leído el guión, la novela inevitablemente se convirtió en una biblia, porque te ofrece mucha observación interior del personaje, así como su ritmo, dinámica e inspiración”. (Zusak señala que Rush “conocía a Hans tan bien, que en un momento dado pensé que lo conocía mejor que yo —y eso fue muy emocionante”).

Rush le da crédito a Percival por haberle dado un contexto vital a las épocas sombrías en las que estas personas no sólo hacen un gran esfuerzo para sobrevivir sino también para conservar todo lo que aprecian. “Brian es un hombre extraordinariamente sensible ante las cuestiones y eventos perturbadores y sobrecogedores, que se presentan en el guión. Estamos ante la presencia quizás de uno de los peores capítulos de la historia, no sólo de Alemania, sino también de toda la naturaleza de la Segunda Guerra Mundial, y le imprime una realidad cotidiana extraordinaria ante lo que estaba sucediendo”.

Un pintor de casas de profesión, la constante compañía de Hans es un viejo acordeón que emite acordes de música cálidos y jadeantes. Parece ser un hombre sencillo y práctico, pero es tan complejo como cualquier personaje que Rush haya interpretado. “Me parece que el don más grande de Hans es que tiene una inteligencia emocional muy aguda”, lo que lo lleva a entablar una relación casi inmediata y emocional con Liesel, explica. “Hans puede ver en Liesel que ha pasado por momentos muy difíciles e intenta encontrar maneras para que se abra, en algunas ocasiones tocando el acordeón que tanto ama”.

Más notablemente, Hans reconoce rápidamente su deseo por aprender a leer. La alienta a que lo haga, lo que se convierte en un elemento conmovedor de la cada vez más profunda relación padre-hija. Lee pacientemente con Liesel el libro que robó en el funeral de su hermano, The Grave Digger’s Handbook, y a partir de ahí trabaja con Liesel para crear un singular diccionario hecho de columnas de palabras y definiciones pintadas en una pared del sótano.

Rush comenta: “Hans reacciona ante el destello de energía que Liesel tiene enterrado en su interior y le ayuda a sacarlo a la superficie. Ella comienza amando el lenguaje y las palabras por los poderes ocultos que tienen, en vez de la oratoria tóxica y retórica que los rodea. Liesel encuentra un escape —un retiro espiritual en la magia del lenguaje. Una vez que entiendes el potencial de la palabra puedes entender el potencial de las ideas afuera de tu propia experiencia. Espero que LADRONA DE LIBROS tenga un efecto similar en las audiencias. Para mí, es acerca de descubrir el valor de la empatía”.

Rush y Sophie desarrollaron un entendimiento instantáneo que, dice Rush, se alimentó de la dinámica entre sus personajes en pantalla. “El gran placer de hacer este proyecto ha sido trabajar con Sophie, quien es una actriz muy juguetona”, comenta. “Es extraordinaria tenerla alrededor, y me encantó que entre tomas de escenas muy dramáticas era muy alegre. Pero cuando se trataba de interpretar las escenas emotivas, quedé anonadado con su concentración y con lo emocionalmente verosímil que era”.

La esposa de Hans, Rosa, es un personaje igualmente pródigo, sorprendente y complejo que combina un exterior tosco con una calidez interior bien oculta. Rosa llama regularmente a su marido “saukerl!” —palabra alemana que significa cerdo asqueroso. “De algunas formas, Rosa es caustica y aparentemente despiadada”, comenta Watson. “Es cruel con Hans y Liesel. No es el tipo de persona que esperarías se convierta en padre adoptivo”.

A lo largo del tiempo y con su creciente amor por Liesel, descubrimos que Rosa es una madre compasiva y una esposa amorosa, aunque impaciente. Watson comenta: “Rosa tiene una bondad interior que la lleva a hacer casi siempre lo correcto”. Watson le prestó una considerable atención a los antecedentes de Rosa, particularmente su matrimonio. “Me parece que alguna vez Rosa fue joven y bella, y probablemente con una voz más suave, pero los tiempos la han cambiado. Parece estar enojada y decepcionada acerca de prácticamente todo en su vida, incluyendo su marido, con quien es, a lo sumo, indiferente, en ocasiones. Pero el amor que siente el uno por el otro todavía es palpable”.

Después de haber trabajado previamente con Rush en The Life and Death of Peter Sellers, Watson disfrutó su segunda colaboración: “La efusión de ternura que Geoffrey le brinda en pantalla hacia Liesel es tremendamente encantadora,” señala.

Para Percival, trabajar con Watson parecía destinado a pasar, porque su debut cinematográfico en la aclamada Breaking the Waves fue tan conmovedor e intenso que llevó a Percival a darse cuenta que quería dirigir películas. Watson estaba ocupada en casa con sus hijos cuando recibió el guión de LADRONA DE LIBROS. “Me senté a leerlo esa noche, y ya no me pude detener”, recuerda. “Era el mejor guión que había leído en años”. De inmediato se sintió atraída ante la idea de que leer da acceso a un mundo de riquezas instantáneas. “Es una carta de amor al poder de la historia y a la trascendencia de la historia y de la narrativa, y de cómo salva vidas. Eso es algo asombroso”.

Otro nuevo miembro del hogar de los Hubermann es Max, un refugiado judío que llega ahí, terriblemente enfermo y buscando huir de la implacable persecución de los Nazis. Hans, que cumple una promesa que le hizo años antes al padre de Max, a quien Hans le debía su vida, acepta al muchacho.

La fascinación de Liesel con su nuevo compañero de casa se incrementa debido a que son almas gemelas —ambos son expatriados y no cuentan con sus familias—, por lo que forman un vínculo muy intenso. Su amor mutuo por los libros se convierte tan importante para su supervivencia como la comida y el techo. Max le enseña a Liesel mucho más que simplemente mejorar sus habilidades de lectura; le enseña cómo usar las palabras, y, en consecuencia, le da ojos para el mundo que tiene a su alrededor. Desde su nuevo hogar en el oscuro y, con frecuencia, helado sótano de los Hubermann, Max le muestra un nuevo mundo a Liesel. Ella se convierte en su mensajera de lo que está sucediendo en el mundo exterior. Incluso sus descripciones de cosas cotidianas, como el color de los cielos y los tipos de formaciones nubosas, se convierten en algo poético, una vez que Liesel aprende de Max el descriptivo poder del lenguaje.

Ben Schnetzer, quien interpreta a Max, estaba en el último año de la Escuela de Música y Teatro Guildhall, en Londres, cuando le dieron el papel y se siente bendito de formar parte de lo que él llama “el tipo de proyecto que te hace querer ser actor”. Para interpretar al refugiado hambriento, Schnetzer perdió dieciséis kilos en siete semanas —y su primera comida de regreso a casa, después de haber terminado el rodaje, fue una pizza grande de queso y dos refrescos.

“Max se convierte en casi un mentor para Liesel y encuentra la redención y fuerza en la oportunidad de mostrarle un mundo a través de la literatura y las palabras”, continúa Schnetzer. “Su simbiosis hace que los días sean más llevaderos para Max y que pueda sobrevivir para el siguiente”.

Otra figura que transforma a Liesel en su viaje es su joven vecino y compañero de clases Rudy Steiner. Liesel y Rudy se volvieron rápidamente amigos y hacían todo juntos, incluyendo robar (“pedir prestado”, insiste Liesel) libros. De hecho, es Rudy quien apoda a Liesel “Ladrona de Libros”.

Si bien la pasión de Liesel son los libros, Rudy sueña en convertirse un campeón de pista. Su ídolo es el héroe afroamericano de las Olimpiadas Jesse Owens, quien alcanzó fama internacional después de haber ganado cuatro medallas de oro en las Olimpiadas de 1936, en Berlín. Es tal su admiración, que Rudy incluso llega a cubrirse con pintura negra (que roba del automóvil de trabajo de Hans), en honor a su ídolo —una decisión que no es muy popular en un pueblo consumido por la doctrina de la supremacía Ariana.

El joven actor alemán Nico Liersch describe a Rudy como, “siempre alegre, bueno con todos, y nunca triste”, y esa descripción embona también con el actor que lo interpreta. Sophie y Nico se volvieron muy buenos amigos durante la producción —aunque Sophie se desternillaba de la risa en casi todas las tomas de las escenas en las que Rudy intenta besar a Liesel —ante el gran placer del equipo de producción.

EL NARRADOR OMNISCIENTE

Otro personaje esencial de la película es invisible —el omnipresente narrador de LADRONA DE LIBROS, la Muerte, cuyas reflexiones causticas acerca de la condición humana y su papel en ella son impredecibles, honestas, ingeniosas e inesperadamente familiares. Los comentarios de la muerte, quien habla con una autoridad calmada y medida, son todavía más reveladores, dado que el mundo de la Alemania de la década de los ‘30 y ‘40 fue hecho a la medida para ella.

Zusak hizo a la Muerte su narrador porque, el autor señala, “simplemente hacía sentido. Todos dicen que la Muerte y la Guerra son como mejores amigos, así que, ¿quién mejor para contar una historia que se desarrolla durante tiempos de guerra que la Muerte?”.

La Muerte rara vez se interesa en las vidas que está a punto de eliminar. Liesel es una notable excepción. Como la Muerte nos dice: “Una de mis políticas es evitar a los vivos…bueno, a excepción de algunas ocasiones que no me puedo controlar…me genera interés…Liesel Meminger me atrapó…y me importó”.

Percival pasó dificultades por la manera en cómo iba a representar al personaje antes y durante la producción. Una idea clave provino de la novela, como lo explica: “Uno de los diálogos más fuertes del libro que me quedó grabado fue algo como, ‘Si quieres saber cómo es la Muerte, vete en el espejo’ — ¡aunque la explicación de Markus fue mucho más elocuente que la mía! A mí me pareció que ahí estaba el meollo del asunto; la Muerte está en todos nosotros, no hay escapatoria. Sin embargo, el sentimiento más sobrecogedor después de leer la novela es que la Muerte no es necesariamente algo a lo que le deberíamos tener miedo. Tampoco se trata de darle la bienvenida, sino que no significa que tiene que ser una experiencia terrible y aterradora”.

Una decisión de casting para la voz de la Muerte probó ser elusiva, incluso una vez que se encontraban en una etapa avanzada del rodaje. “Teníamos muchas ideas, pero ninguna definitiva”, comenta Percival. “Sólo sabíamos que la Muerte tenía que ser cálida, ingeniosa, irónica, y que debía de tener la naturaleza acogedora, pero erudita, de alguien en el que pudiéramos confiar y sentirnos atraído”.

Después de una larga búsqueda, a la Muerte le dieron una voz: Roger Allam, un actor inglés conocido principalmente por su trabajo en teatro. “La voz cálida, aterciopelada de Roger era perfecta”, explica Percival. “Siempre he admirado su trabajo, así que le hicimos una prueba y la respuesta fue muy positiva. Yo estaba encantado”.

Percival discutió el personaje con Allam, pero señala que su visión para la voz se solidificó “una vez que le mostré a Roger la película (casi) terminada. Entendió de inmediato lo que yo pretendía. Todas las características que se requerían se volvieron evidentes tan sólo de verla”.

El reparto secundario de LADRONA DE LIBROS incluye a los renombrados actores alemanes Barbara Auer como Ilsa, la esposa del alcalde, quien alienta a Liesel a que lea de la extensa librería que tiene en casa; Rainer Bock como el Burgermeister (alcalde), cuya aceptación del Nazismo esconde un oscuro secreto; Oliver Stokowski como Alex Steiner, padre de Rudy; Matthias Matschke como Wolfgang, un miembro del Partido Nazi y conocido de Hans; y Heike Makatsch como la madre biológica de Liesel.

 

MAESTRO

Un miembro esencial para establecer y reforzar los temas y personajes de LADRONA DE LIBROS es la banda sonora. Mucho antes de que las cámaras comenzaran a correr, los realizadores fijaron su mirada en un compositor cuyos majestuosos logros en música para cine no tienen comparación alguna: John Williams.

A lo largo de una carrera que abarca seis décadas, Williams se ha convertido en uno de los compositores para cine y salas de concierto más consumados y exitosos de los Estados Unidos, y continúa siendo una de las voces más distinguidas y que más han aportado a la música.

Ha compuesto la música y fungido como director musical para más de 100 filmes, incluyendo las seis películas de Star Wars, las primeras tres de Harry Potter, así como Superman, JFK, Born on the Fourth of July y Home Alone. La sociedad artística de 40 años de Williams con Steven Spielberg ha incluido muchas de las películas más aclamadas y exitosas de Hollywood, tales como Schindler’s List, E.T. The Extra-Terrestrial, Jaws, Jurassic Park, Close Encounters of the Third Kind, las películas de Indiana Jones, Saving Private Ryan y Lincoln. 

Al igual que muchos de los entusiastas del cine y de la música de todo el mundo, Percival era un gran admirador del trabajo de Williams, y se siente extraordinariamente afortunado de haber contado con el icónico compositor para que imprimiera su magia a lo largo de LADRONA DE LIBROS. “Estaba fascinado y emocionado cuando John aceptó componer la banda sonora”, comenta. “Crecí viendo películas de Steven Spielberg con la música de John. Tuvieron una gran influencia y encanto en mí. Me la pasé horas sentado en cines, disfrutando y amando cada minuto de ellas. El pensar que hoy estoy trabajando con este maravilloso hombre va más allá de mi entendimiento. Es una leyenda, un genio y un auténtico caballero. Estoy anonadado”.

Desde hace varios años, Williams ha decidido componer bandas sonoras de cine exclusivamente para el Sr. Spielberg. LADRONA DE LIBROS es su primera composición para otro realizador desde Harry Potter and the Prisoner of Azkaban, en el 2004. El legendario artista aceptó el nuevo trabajo porque “quedé cautivado con Ladrona de Libros. Primero, por el libro, gracias a su originalidad e imaginación, y después por la película, realizada por el director Brian Percival con suma delicadeza y con un humanismo sencillo. Cuando el Sr. Percival me invitó a componer la música para su proyecto quedé encantado cuando me ofreció el privilegio de componer una banda sonora que pudiera ser digna de las nociones e ideas que contenía este edificante filme”.

“John vio esta película como un punto de partida con respecto a cierto trabajo que ha realizado en el pasado, incluyendo grandes y espectaculares bandas sonoras por las que es mejor conocido”, añade Percival. “Su música para LADRONA DE LIBROS es muy emotiva. Me parece que ese reto le llamó la atención”.

Williams y Percival concordaron en que gran parte de la banda sonora del filme evitaría grandes orquestaciones, optando, en cambio, por música caracterizada por lo que Percival llama “una belleza sencilla y honesta”.

“Las imágenes en la película reflejan la inocencia y naturaleza humilde de la historia que estamos contando”, continúa el director. “Hubiera sido erróneo crear una gran banda sonora que eclipsara las vidas sencillas de gente común y corriente de la calle Himmel, y John entendió esto. Ha escrito una banda sonora que es bella y perfectamente apropiada para esta propuesta, que me conmovió hasta las lágrimas”.

 

LA CALLE HIMMEL

El rodaje de LADRONA DE LIBROS comenzó en los Estudios Babelsberg, en Berlín, Alemania. Ahí, la unidad utilizó foros, donde el diseñador de producción Simon Elliott (The Iron Lady) construyó la casa de los Hubermann en la ficticia calle Himmel. (“Himmel es la palabra alemana para decir ‘cielo’). Cuando no estaban en los foros, la producción filmó en el campo trasero del estudio, donde Elliott construyó el exterior de la casa, una de varias en la vecindad. Elliott también redecoró el campo de Babelsberg para convertirlo en la calle Múnich de la historia.

Elliott le da crédito a Percival y al equipo de diseño por haber sido fuente de inspiración, así como a la vívida prosa de Zakus. “Leí el libro y me encantó”, comenta Elliott. “Sabía que el potencial para los diseños iba a ser enorme. Markus escribe de una manera muy visual. Hace referencias a los colores todo el tiempo, y su escritura tiene muchas descripciones que fueron de gran ayuda”.

Los realizadores buscaron a lo largo y ancho del país para buscar la calle Himmel. La importancia de hacerlo correctamente era esencial para la visión de Elliott. “Es un libro tan popular que todo mundo tiene su interpretación de cómo debería verse la calle Himmel. Alemania es un país muy progresista y se está desarrollando de manera muy rápida, así que muchas de las áreas rurales históricas más pequeñas han sido modernizadas. Encontramos pedazos de la calle Himmel por todos lados, pero no quisimos comprometer la visión. Así que la construimos”.

Elliott explica que la demografía de los personajes viviendo en una calle ficticia fue clave para crear un espacio auténtico. “No son ricos, y tampoco son completamente pobres; son gente trabajadora, así que los edificios están un poco descuidados, y no son del todo grandes”.

Elliott y su equipo pasaron diez semanas construyendo una gran colina al final de la calle Himmel, a lo largo de algunos de los climas más fríos que Berlín había sentido en años. El control que permite construir el edificio de la nada, le permitió a Elliott crear el impactante resultado de un bombardeo, para el cual agregaron 1,000 toneladas de escombro.

Adentro de la calle Himmel #33, Elliott y el director de fotografía Florian Ballhaus, ASC (Red, The Devil Wears Prada) crearon un espacio cálido y acogedor. “Con frecuencia, las películas históricas cuentan con colores débiles, pero existe tanto color en el libro que me pareció importante conservarlo para poder darle al filme profundidad y riqueza. LADRONA DE LIBROS tiene un gran corazón. Es una historia muy humana y si bien tiene como fondo una época muy difícil, es acerca de relaciones afectuosas. Al darle riqueza de color a la casa y a la película en general, reflejamos la calidez y el bienestar que pueden provenir de una situación terrible”.

El set del sótano, donde gran parte de los momentos emotivos de la historia se desarrollan, presentaba complejos retos de diseño. “Sabíamos que el techo tenía que ser bajo y que las paredes estarían cubiertas con la escritura y el diccionario de Liesel. Para darle al espacio algo de profundidad pusimos la escalera en medio de la habitación, lo que le permitió a la cámara moverse de manera más libre. La presencia de artículos tales como vegetales almacenados, frascos de encurtidos y los botes de pintura, brochas y herramientas de Hans hacen que se conecte el espacio con el resto de la casa”.

A mitad del rodaje, la producción se mudó a Görlitz, el pueblo más al este en Alemania, que se localiza en el río Lusatian Neisse, en la Bundesland de Saxony. Fue aquí donde la producción capturó una de las escenas principales de la película, en la que la Asociación Estudiantil Alemana de la Alemania Nazi quema ceremonialmente libros de autores cuyos escritos son considerados subversivos o cuyas ideologías desestabilizaron la administración Nacional Socialista.

En esta secuencia a gran escala, y emocionalmente cargada, vemos a Liesel siendo testigo de la destrucción de miles de libros, mientras la gente del pueblo festeja. Después del resultado de esta impactante exhibición, Liesel, “la ladrona de libros”, rescata un tomo, con sus páginas todavía humeantes.

A lo largo de tres noches, con temperaturas que descendían hasta alcanzar los -18º C, el reparto y el equipo de producción, junto con 450 extras, envueltos en cobijas cuando las cámaras no estaban rodando, trabajaron a lo largo de la noche para capturar un periodo funesto en la historia mundial con una escalofriante autenticidad.

La plaza fue decorada con grandes listones de suásticas —perturbadores emblemas en la Alemania actual. De hecho, leyes estrictas en el país prohíben la exhibición de parafernalia Nazi en plazas públicas, así que los realizadores tuvieron que obtener un permiso especial para decorar el zócalo del pueblo. La producción también rodó en Villa Herz, una casa histórica de 120 años de antigüedad, en Wannsee, que hizo las veces de la mansión Burgermeister, de donde Liesel toma prestados libros.

 

Después de terminada la producción y de que Percival y sus equipos de postproducción comenzaran su trabajo crítico, se le preguntó a Zusak qué esperaba que las audiencias se llevaran del filme basado en su libro. Nuevamente, dijo, todo se reduce al poder de la narrativa, ya sea en la literatura o en el cine —y, más importantemente, la habilidad que todos nosotros tenemos para perseverar e incluso triunfar, a pesar de tener en frente los obstáculos más alarmantes.

“Me parece que la gente se conmoverá con LADRONA DE LIBROS, porque los personajes de alguna manera encuentran la belleza y el altruismo, y hacen cosas sorprendentes a pesar de estar en condiciones increíblemente complicadas”.

 

 

ACERCA DEL REPARTO

GEOFFREY RUSH (Hans Hubermann), un aclamado actor que comenzó su carrera en el teatro australiano, ha aparecido en más de setenta producciones teatrales y en más de veinte largometrajes.

Rush alcanzó la fama con su papel protagónico en la película Shine (Claroscuro), del director Scott Hicks, por la que obtuvo: un Premio de la Academia a Mejor Actor, un Globo de Oro®, un SAG™, un BAFTA, un Premio del Film Critics’ Circle of Australia (Círculo de Críticos de Cine de Australia), un AFT y Premios del New York y Los Angeles Film Critics (Críticos de Cine de Nueva York y Los Ángeles).

Además, Rush ganó un Emmy®, un Globo de Oro y un Premio del Screen Actors Guild® (Sindicato de Actores de Cine) por su encantadora actuación como el personaje que le da nombre al título en The Life and Death of Peter Sellers, para HBO Films.

También obtuvo una nominación al Premio de la Academia por su actuación en Quills (Letras prohibidas: La leyenda del Marqués de Sade), además de nominaciones al Premio de la Academia y al Globo de Oro por su papel en Shakespeare in Love (Shakespeare enamorado).

Sus créditos cinematográficos recientes incluyen The King’s Speech, para Weinstein Company, donde interpretó al terapeuta del habla Lionel Logue, y en la que también fungió como productor ejecutivo. Por esta actuación, ganó un Premio BAFTA a Mejor Actor Secundario y recibió una nominación al Premio de la Academia, al Globo de Oro y al  SAG. La película obtuvo el Premio de la Academia a Mejor Película.

Rush fue visto más recientemente en Eye of the Storm, por la que recibió una nominación al AACTA y al FFCA, para el Premio a Mejor Actor.

Sus proyectos venideros incluyen The Best Offer, de Giuseppe Tornatore.

Sus otros créditos cinematográficos incluyen The Warrior’s Way (El destino de un guerrero), Legend of the Guardians: The Owls of Ga’Hoole (Ga’Hoole: La leyenda de los guardianes), Munich (Ídem), Elizabeth: The Golden Age (Elizabeth: La edad de oro), Candy, Intolerable Cruelty (El amor cuesta caro), Finding Nemo (Buscando a Nemo), Ned Kelly (Ídem), Lantana (Parejas en conflicto), Frida (Ídem), The Tailor of Panama (El sastre de Panamá), House on Haunted Hill (La residencia del mal), Mystery Men (Hombres misteriosos), Les Miserables (Los Miserables), A Little Bit of Soul (Un alma diabólicamente divertida), Children of the Revolution (Los hijos de la revolución), On Our Selection, Twelfth Night (Y la siguiente noche), Oscar and Lucinda (Oscar y Lucinda), Starstruck (Mi novio es una súper estrella) y Pirates of the Caribbean: On Stranger Tides (Piratas del Caribe: Navegando aguas misteriosas), cuya franquicia ha recabado más de $2.7 billones de dólares en todo el mundo.

Rush recibió un título en literatura inglesa de la Universidad de Queensland, y después estudió en la Escuela Jaques Lecoq de Mímica, Movimiento y Teatro, en París. A su regreso a Australia, protagonizó la producción teatral King Lear. También coprotagonizó con Mel Gibson Waiting for Godot.

En el 2009, Rush ganó un Premio Tony a Mejor Actor Protagónico en una Obra por su aclamada actuación como el rey enfermo en la comedia Exit the King, original de Ionesco.

Rush protagonizó recientemente las producciones teatrales The Diary of a Madman, en The Brooklyn Academy of Music (Academia de Música de Brooklyn), A Funny Thing Happened on the Way to the Forum, en el Teatro Her Majesty, en Melbourne, y The Importance of Being Earnest, todas ante críticas muy entusiastas.

A principios de los 80, fue uno de los miembros principales del revolucionario Ensamble Lighthouse de Jim Sharman, donde interpretó papeles protagónicos en múltiples clásicos. Su trabajo en escena fue honrado con el Premio Sydney Critics Circle (Círculo de Críticos de Sydney) a Actuación más Sobresaliente, el Premio Variety Club a Mejor Actor y el Premio Victorian Green Room, en 1990, por su actuación en The Diary of a Madman, original de Neil Armfield. También recibió nominaciones a Mejor Actor de los Premios Sydney Critics’ Circle por sus papeles protagónicos en The Government Inspector, de Gogol, Uncle Vanya, de Chekhov, y Oleanna, de David Mamet. En 1994 recibió el prestigioso Premio Sidney Myer Performing Arts (Artes Interpretativas) por su trabajo en el teatro.

En el 2010, Rush fundó los Premios Australian Academy Cinema Television Arts, considerados los Oscares australianos, donde actualmente funge como presidente. La votación es decidida por miembros de la Academia Australiana, lo que lo hace el logro más importante dentro de la sociedad cinematográfica australiana. En el 2012, fue nombrado Australiano del Año por su contribución a las artes, además de ser parte de los “Big 4” (4 Grandes) de Australia; los cuatro ganadores vivientes del Oscar. Fue nominado recientemente al Premio 30th Annual Green Room.

Rush es embajador de la Orquesta Sinfónica de Melbourne y de la UNICEF Australia, así como patrocinador del Festival Internacional de Cine de Melbourne.

Vive en Melbourne con su esposa, Jane, y sus dos hijos.

 

A lo largo de las últimas décadas, EMILY WATSON (Rosa Hubermann) se ha convertido en una de las actrices más aclamadas de la industria. Llamó por primera vez la atención del mundo gracias a su memorable actuación como Bess en Breaking The Waves (Rompiendo las Olas), de Lars Von Trier, en lo que fue el primer largometraje de Watson. Por su conmovedora actuación recibió nominaciones al Oscar y al Globo de Oro, además de haber ganado el Premio del New York Film Critics Circle (círculo de Críticos de Cine de Nueva York) y el Premio Felix a Mejor Actriz, así como el Premio del London Film Critics Circle (Círculo de Críticos de Cine de Londres) y el British Newcomer of the Year (Británica Novel del Año), en 1997.

Watson recibió su segunda nominación al Oscar y al Globo de Oro, además de nominaciones al SAG y BAFTA a Mejor Actriz en 1999, por su desgarradora actuación como Jackie en Hilary and Jackie. La película, dirigida por Anand Tucker, para October Films, narra la conmovedora y trágica historia de la afamada violonchelista clásica Jacqueline du Pre.

El año pasado, Watson protagonizó tres películas excepcionales. La primera, Oranges & Sunshine, fue adaptada de las memorias Empty Cradles y narra la verdadera historia de Margaret Humphreys, una trabajadora social que descubrió uno de los escándalos sociales más significantes en épocas recientes. También fue vista como madre de un hijo que se tiene que ir a la guerra en la película nominada al Globo de Oro y al Oscar War Horse (Caballo de Guerra), de Steven Spielberg. En televisión, Watson protagonizó la película original de Sundance Channel Appropriate Adult, que gira en entorno a la historia real de Janet Leach y su papel en el descubrimiento de los crímenes de la pareja de asesinos Fred y Rosemary West. Su actuación le valió críticas entusiastas y nominaciones al Globo de Oro y al SAG a Mejor Actriz en una Miniserie o Película Realizada para Televisión.

Watson protagonizó más recientemente Anna Karenina (Ídem), al lado de Jude Law y Keira Knightley, y Some Girl(s), escrita por Neil LaBute. Sus créditos venideros incluyen Little Boy, un filme que narra la historia de un joven norteamericano que trabaja para traer a su padre de vuelta de la Segunda Guerra Mundial.

Sus créditos cinematográficos previos incluyen Synecdoche (New York en escena), de Charlie Kaufman; el drama de ensamble Fireflies in the Garden (Retrato de familia) al lado de Julia Roberts y Willem Dafoe; Miss Potter (Ídem), con Renee Zellweger y Ewan McGregor; Wah-Wah; The Proposition (Tentaciones del destino), con Guy Pearce, Liam Neeson y John Hurt; Crusade; Corpse Bride (El cadáver de la novia), de Tim Burton; Separate Lies (Laberinto de mentiras), con Tom Wilkinson y Rupert Everett; The Life and Death of Peter Sellers, por la que recibió una nominación al Globo de Oro por su actuación como Anne Sellers; Punch-Drunk Love (Embriagado de amor), de Paul Thomas Anderson; Red Dragon (Dragón rojo), precuela de Silence of the Lambs; Gosford Park (Muerte a la medianoche), de Robert Altman; Cradle Will Rock, de Tim Robbins; en el papel que le da nombre al título en la adaptación de Alan Parker de las memorias ganadoras del Premio Pulitzer escritas por Frank McCourt, Angela’s Ashes (Las cenizas de Ángela); y Trixie, de Alan Rudolph, donde actuó junto a Nick Nolte. También protagonizó con John Turturro The Luzhin Defense (La estrategia de Luzhin), dirigida por Marleen Gorris y basada en la novela de Nabokov; The Boxer (Boxer: Golpe a la vida), de Jim Sheridan, con Daniel Day-Lewis; y Metroland, con Christian Bale, basada en la novela de Julian Barnes.

Los créditos televisivos de Watson incluyen el telefilme The Memory Keeper’s Daughter, para Lifetime, donde actuó al lado de Dermot Mulroney y Gretchen Mol. La película, basada en el best-seller de Kim Edwards, narra la historia de un padre que separa a su hijo de su hermana gemela cuando nacen para prevenir que él y su madre se enteren que la niña nació con síndrome de Down. También interpretó a Maggie Tulliver en la aclamada producción teatral The Mill on the Floss, original de George Eliot, para BBC Masterpiece.

Una veterana de los escenarios londinenses, los créditos teatrales de Watson incluyen Three Sisters, The Children’s Hour, en el Teatro Royal National, y The Lady From The Sea. En el otoño de 2002, Watson actuó en el Teatro Donmar Warehouse en dos producciones simultáneas: Uncle Vanya (como Sonia) y Twelfth Night (como Viola), ambas dirigidas por el director ganador del Premio de la Academia Sam Mendes. Estas aclamadas producciones también tuvieron una corrida muy limitada en la Brooklyn Academy of Music (Academia de Música de Brooklyn), en la ciudad de Nueva York.  También ha trabajado extensamente con la Royal Shakespeare Company en producciones tales como Jovial Crew, The Taming of the Shrew, All’s Well That Ends Well y The Changeling.

 

SOPHIE NÉLISSE (Liesel) es mejor conocida por su actuación nominada al Premio Genie en Monsieur Lazhar (Señor Lazhar). La película fue nominada para el Premio de la Academia a Mejor Película Extranjera en el 2012, y Sophie ganó el Premio Canadian Jutra a Mejor Actriz Secundaria por su actuación.

Sophie, quien es bilingüe, apareció en la película Ésimésac, y en la comedia televisiva de Quebec Les Parents.

Antes de decidir dedicar sus energías a una carrera en la actuación, Sophie era una talentosa gimnasta, que la llevó a entrenar durante muchos años y a niveles competitivos importantes.

 

                        BEN SCHNETZER (Max) comenzó a actuar a la edad de once años cuando interpretó a Artful Dodger en una producción de Oliver! Estudió actuación en la Escuela Guildhall de Música y Teatro, en Londres.

Schnetzer hizo su debut cinematográfico en el drama independiente Ben’s Plan, en el 2007. Para la televisión, obtuvo en el 2010 su primer papel periódico en el drama de misterio Happy Town, para ABC, en el que un alguacil se enfrenta al misterio sin resolver del secuestro de media docena de niños en un pequeño poblado de Minnesota.

 

NICO LIERSCH (Rudy) comenzó su carrera en la actuación en comerciales de televisión. Papeles en televisión alemana le siguieron y, en el 2012, hizo su debut cinematográfico en Kokowääh 2, al lado de Til Schweiger —quien también lo dirigió— y de Emma Tiger Schweiger, hija de Til. Ese año, fue el más grande éxito taquillero en Alemania.

Liersch vive con sus padres y su hermana en Munich, donde estudia la escuela secundaria. Disfruta jugar balonmano y tenis, además del snowboarding. Le encanta la música y está aprendiendo a tocar la batería.

 

 

ACERCA DE LOS REALIZADORES

BRIAN PERCIVAL (Director) ha sido honrado en tres ocasiones por la British Academy of Film & Television (Academia Británica de Cine y Televisión). Su Premio BAFTA TV más reciente lo obtuvo por su trabajo en el multi-premiado y sumamente querido drama Downton Abbey, en el que colaboró con el escritor Julian Fellowes para crear la apariencia y propuesta, además de haber dirigido seis episodios entre el 2010 y el 2012 y el Especial de Navidad en el 2011. Este mismo año, Percival también ganó el Premio Primetime Emmy a Dirección Sobresaliente en una Miniserie, Película o Especial de Drama por Downton Abbey, y en el 2012 recibió otra nominación al Premio Primetime Emmy a Dirección Sobresaliente en una Serie Dramática.

En el 2001, el conmovedor cortometraje debut de Percival, A Boy Called Dad, escrito por su esposa Julie Rutterford, ganó un Premio BAFTA Film a Mejor Cortometraje, así como otros prestigiosos premios internacionales, incluyendo el Premio del Jurado en el Festival de Cine de Raindance.

Para la televisión, Percival también dirigió Pleasureland, un drama para Channel 4 que gira en torno a un grupo de adolescentes de Liverpool, que se sienten presionados por madurar; North & South, un drama televisivo seriado para la BBC, basada en la novela Victoriana de 1855 North and South, de la autora Elizabeth Gaskell; ShakespeaRe-Told – Much Ado About Nothing, una de cuatro adaptaciones para la televisión de las obras de William Shakespeare llevadas a tiempos modernos; The Ruby in the Smoke, una adaptación de la novela de Philip Pullman protagonizada por Billie Piper; y The Old Curiosity Shop, una película para televisión adaptada de la novela de Charles Dickens.

Percival también ha dirigido múltiples y premiados comerciales a lo largo de Europa. En la actualidad, desarrolla Nelson and Emma con Julian Fellowes, una película biográfica acerca del gran almirante y su amorío con Lady Hamilton, cuyo rodaje dará inicio a principios de 2014.

 

MICHAEL PETRONI (Guión) se graduó del American Film Institute. Mientras estudiaba ahí, escribió Till Human Voices Wake Us, por el que ganó el AFI Screenplay of the Year (Guión del Año) y el Premio WGA/Scenario Magazine. A la postre, Petroni haría de este guión su primer largometraje como director, con Guy Pearce y Helena Bonham Carter en los papeles protagónicos.

Michael escribió el thriller sobrenatural y de terror The Rite (El Rito), para New Line Cinema, protagonizado por Anthony Hopkins; y The Chronicles of Narnia: Voyage of the Dawn Treader (Las crónicas de Narnia: La travesía del viajero del alba), para Fox 2000 Pictures. Ambos filmes debutaron en primer lugar en taquilla de los EEUU. También escribió The Dangerous Lives of Altar Boys (Historias Fantásticas), protagonizada por Jodie Foster, Vincent D’Onofrio, Kieran Culkin y Emile Hirsch.

Más recientemente, trabajó en el venidero largometraje Three Little Words, de James Mangold, protagonizado por Reese Witherspoon.

El demás trabajo de Michael incluye A Course in Miracles, que fue convertido en Miracles, un drama televisivo de una hora para ABC-TV; la secuela de Master and Commander: The Far Side of the World, titulada The Letter of Marque; Afterlife, para Fox 2000 Pictures; y Prescience, para Sony Pictures, que estuvo en la Lista Negra de Hollywood, en el 2005.

 

MARKUS ZUSAK (Novela) nació en Sidney en 1975 y es autor de cinco libros, incluyendo el best-seller internacional The Book Thief. Su trabajo ha sido traducido a más de cuarenta idiomas, y le ha valido premios de críticos y lectores a lo largo de Europa, Asia, Norte y Sudamérica, además de su natal Australia.

Su primer libro, The Underdog, fue publicado en 1999, y a éste le siguió Fighting Ruben Wolfe y When Dogs Cry (también publicado como Getting the Girl) en el 2000 y 2001, respectivamente. Todos estos libros fueron publicados a escala internacional, y los últimos dos recibieron varios premios a ficción para adultos jóvenes en Australia.

The Messenger (también conocido como I am the Messenger), publicado en el 2002, ganó en el 2003 el Premio a Libro del Año otorgado por el Australian Children’s Book Council (Consejo de Libros Infantiles de Australia), y el principal premio literario de Nueva Gales del Sur (Premio Ethel Turner), además de haber recibido un Premio Printz en los EEUU. También obtuvo varios premios de lectores en Europa, incluyendo el Deutscher Jugendliteraturpreis, en Alemania.

The Book Thief, publicado por primera vez en el 2005, ha amasado una gran cantidad de premios, recibido elogios de la crítica y continúa siendo uno de los libros favoritos de los lectores en países de todo el mundo. Ha pasado más de seis años en la lista de best-sellers del New York Times, y en el 2012 fue el único libro en aparecer en World Book Night, tanto en los EEUU como en el Reino Unido, de manera simultánea. Ha estado entre los primeros lugares en listas de best-sellers en Norte y Sudamérica, Europa, Asia y Australia, y se ha mantenido en el lugar número uno en Amazon, tanto en los EEUU como en el Reino Unido, desde su lanzamiento.

La Compañía Teatral Steppenwolf produjo una adaptación teatral de The Book Thief, que formó parte de los eventos Now is the Time/One Book, One Chicago en otoño de 2012.

Zusak vive en Sydney, Australia, con su esposa y sus dos hijos.

 

KAREN ROSENFELT (Productora) es una productora de planta en 20th Century Fox. Más recientemente produjo la película de verano Percy Jackson: Sea of Monsters (Percy Jackson y el mar de los monstruos).

Rosenfelt también fungió como productora ejecutiva en Twilight (Crepúsculo) y productora en The Twilight Saga: New Moon, The Twilight Saga: Eclipse, The Twilight Saga: Breaking Dawn – Part 1, y The Twilight Saga: Breaking Dawn – Part 2. 

Rosenfelt también ha producido The Big Year, Percy Jackson And The Lightning Thief (Percy Jackson y los Dioses del Olimpo; Ladrón del Rayo) y Marley and Me (Marley y yo), para Fox. Sus créditos como productora ejecutiva incluyen la franquicia de Alvin and the Chipmunks (Alvin y las ardillas) y The Devil Wears Prada (El diablo viste a la moda).  Rosenfelt también produjo Yogi Bear (El oso Yogi), para Warner Bros. Pictures.

Durante 16 años, Rosenfelt fue ejecutiva de producción en Paramount, donde supervisó películas de acción en vivo, tales como The First Wives Club (El Club de las Divorciadas), Indecent Proposal (Una Propuesta Indecorosa), Runaway Bride (Novia Fugitiva), Save the Last Dance (Pasión y Baile), Coach Carter (Juego de Honor) y Mean Girls (Chicas Pesadas). Fue pieza fundamental en establecer la sociedad de Paramount con Nickelodeon Movies, al haber supervisado las adaptaciones cinematográficas de los programas Rugrats y SpongeBob SquarePants (Bob Esponja), de Nickelodeon, así como de Lemony Snicket’s A Series of Unfortunate Events (Lemony Snicket, Una Serie de Eventos Desafortunados), basada en los best-sellers infantiles.

 

 

Rosenfelt comenzó su carrera en ICM como asistente de la representante Sue Mengers. A la postre, se convirtió en ejecutiva creativa en Jerry Weintraub Productions y vicepresidente superior en MGM.

 

KEN BLANCATO (Productor) comenzó su carrera en publicidad en Nueva York en J. Walter Thompson y Young & Rubican, a finales de la década de los ‘70, que lo llevó a producir campañas nacionales para Dr. Pepper, Kodak, Ford, Eastern Airlines y K.F.C.

En 1980 se mudó a Los Ángeles y fue contratado por Frank Price, director general de Columbia Pictures, para dirigir el marketing de las películas y para crear una agencia interna de publicidad. Creó campañas nacionales e internacionales para Tootsie (Ídem), Ghandi (Ídem), Stripes (El pelotón chiflado), Stir Crazy (Locos de remate), Tess (El sacrificio de Tess), Das Boot (El submarino), Annie (Anita, la huerfanita), Karate Kid (Ídem), St. Elmo’s Fire (El primer año del resto de nuestras vidas), Absence of Malice (Ausencia de Malicia), The Big Chill (Reencuentro) y Richard Pryor Live on the Sunset Strip.

En 1983, fundó Sunswept Entertainment y continuó haciendo marketing para Columbia Pictures, Universal y TriStar Pictures, además de haber sido asesor de productores y directores en varios proyectos cinematográficos, tales como The Bear (El oso), Legal Eagles (Peligrosamente juntos), Ghostbusters II (Los Cazafantasmas 2) y Silverado (Ídem), de Lawrence Kasdan.

En 1985 escribió y dirigió la comedia Stewardess School, para Columbia Pictures.

 

FLORIAN BALLHAUS, ASC (Director de Fotografía) fotografió más recientemente One Chance, de David Frankel, lo que representó su cuarta colaboración con el director, seguidas de Hope Springs (Que voy a hacer con mi marido), Marley & Me y The Devil Wears Prada. 

Sus otros créditos cinematográficos recientes incluyen Lullaby, de Andrew Levitas, protagonizada por Amy Adams; Gambit, de Michael Hoffman, con Cameron Diaz y Colin Firth; Mr. Popper’s Penguins (Los pingüinos de papá), de Mark Waters, protagonizada por Jim Carrey; Did You Hear About The Morgans? (¿Y dónde están los Morgan?), de Mark Lawrence, con Hugh Grant y Sarah Jessica Parker; y Definitely, Maybe (Definitivamente, tal vez), de Adam Brooks; así como cuatro películas para el director Robert Schwentke: Red (Red: Retirados Extremadamente Duros), protagonizada por Bruce Willis, The Time Traveller’s Wife (Te amaré por siempre), basado en el best-seller de Audrey Niffenegger, Flightplan (Plan de vuelo), con Jodie Foster, y la exitosa película alemana The Family Jewels (Eierdiebe).

Ballhaus fungió como director de fotografía de The Secret Lives of Dentists (La vida secreta de un dentista) y Investigating Sex, de Alan Rudolph. También fungió como director de fotografía de la segunda unidad en Gangs of New York (Pandillas de Nueva York), Men in Black II (Hombres de negro 2), The Legend of Bagger Vance (Leyendas de vida) y What Planet Are You From?

Hijo del director de fotografía nominado al Premio de la Academia Michael Ballhaus, Florian comenzó su carrera como asistente de cámara antes de haberse convertido en operador. Sus créditos desempeñando estas funciones incluyen Godzilla (Ídem), Men in Black (Hombres de negro), Outbreak (Epidemia), The Age of Innocence (La edad de la inocencia), Dracula (Drácula), Goodfellas (Buenos muchachos), Working Girl (Secretaria ejecutiva), Broadcast News y After Hours (Después de horas), entre otras. Ballhaus también fungió como cinefotógrafo de la última temporada de la exitosa serie de HBO “Sex and the City” y de numerosos filmes en su natal Alemania.

 

SIMON ELLIOTT (Diseñador de Producción) fue nominado en el 2006 para un Primetime Emmy y para un Premio BAFTA por su diseño de producción en la miniserie de televisión Bleak House. En el 2005, fue nominado para un Premio BAFTA TV por su trabajo en la miniserie North & South, adaptación de la BBC de la novela de Elizabeth Gaskill.

Sus créditos cinematográficos incluyen Brick Lane (Camino a la plenitud: Descubriendo el camino), adaptada de la novela de Monica Ali; Burke And Hare, dirigida por John Landis; Nanny McPhee’s Big Bang (La nana mágica), protagonizada por Emma Thompson y Colin Firth; The Iron Lady (La dama de hierro), de Phyllida Law, con Meryl Streep; Byzantium, de Neil Jordan; y I Give It A Year, de Dan Mazer.

 

JOHN WILSON, A.C.E (Editor) es uno de los principales editores de Inglaterra, responsable de algunas las películas británicas más aclamadas de los últimos 25 años.

Después de haber estudiado en la escuela de arte en Portsmouth, donde se tituló como diseñador gráfico, Wilson comenzó su carrera cinematográfica en la Central Office of Information (Oficina Central de Información), donde, a los 25 años, se convirtió en uno de los editores de cine más jóvenes de Inglaterra. Mientras se fogueaba en documentales, fue ahí, en el COI, donde conoció a Peter Greenaway. Su prolongada y fructífera colaboración vio a Wilson editar toda la prolífica producción de Greenaway de documentales musicales y programas de arte para televisión, así como cinco largometrajes a lo largo de los siguientes ocho años, que dio inicio con The Draughtsman’s Contract (El contrato del dibujante) (1981) y que culminó con la sumamente aclamada The Cook, the Thief, His Wife and Her Lover (El cocinero, el ladrón, su esposa y su amante) (1989).

La carrera de Wilson después se expandió hasta apilar aclamados largometrajes y dramas para televisión, incluyendo la tremendamente exitosa Billy Elliot (Ídem) (2000), que obtuvo 13 Premios BAFTA y tres nominaciones al Oscar, incluyendo un BAFTA y una nominación al Premio Eddie a Mejor Edición, por parte de la American Cinema Editors Guild (Sindicato de Editores de Cine). Después de esta nominación en los EEUU, Wilson fue invitado para unirse al American Cinema Editors (ACE) y es uno de unos cuantos editores de cine británicos en disfrutar de la membresía de esta prestigiosa sociedad.

En el 2006, Wilson editó la versión cinematográfica de la multi-premiada obra The History Boys, original de Alan Bennett, que dirigió Nicholas Hytner. En abril de 2009 se estrenó Good, una adaptación cinematográfica de la sumamente exitosa obra de C.P. Taylor, dirigida por Vicente Amorim y protagonizada por Viggo Mortensen en el papel de John Halder. También en el 2009, Wilson editó la historia de fantasmas From Time To Time, de Julian Fellowes.

Sus créditos más recientes como editor incluyen la premiada miniserie The Hollow Crown, para BBC, y Downton Abbey, creada por Julian Fellowes.

 

En una carrera que abarca seis décadas, JOHN WILLIAMS (Compositor) se ha convertido en uno de los compositores de cine y para salas de concierto más consumados y exitosos de los Estados Unidos, y sigue siendo una de las voces musicales más distinguidas e influyentes de nuestro país.

Ha compuesto la música y fungido como director musical para más de 100 filmes, incluyendo las seis películas de Star Wars (La guerra de las galaxias), las primeras tres películas de Harry Potter, Superman (Ídem), JFK (Ídem), Born on the Fourth of July (Nacido el cuatro de julio), Memoirs of a Geisha (Memorias de una geisha), Far and Away (Un horizonte lejano), The Accidental Tourist (Un tropiezo llamado amor) y Home Alone (Mi pobre angelito).

La asociación artística de 40 años de antigüedad entre Williams con el director Steven Spielberg ha resultado en muchas de las películas más aclamadas y exitosas de Hollywood, incluyendo Schindler’s List (La lista de Schindler), E.T. The Extra-Terrestrial (E.T. El extraterrestre), Jaws (Tiburón), Jurassic Park (Parque jurasico), Close Encounters of the Third Kind (Encuentros cercanos del tercer tipo), las películas de Indiana Jones, Munich (Ídem), Saving Private Ryan (Salvando al soldado Ryan), The Adventures of Tintin (Las aventuras de Tintin) y War Horse (Caballo de Guerra).

Sus contribuciones musicales para la televisión incluyen bandas sonoras para más de 200 películas, y para algunas de las primeras e innovadoras series de antología, como Alcoa Theatre, Kraft Mystery Theater, Chrysler Theatre y Playhouse 90, así como temas para NBC Nightly News (The Mission), Meet the Press, para NBC, y para el escaparate de las artes Great Performances, para la cadena PBS. También compuso temas para los Juegos Olímpicos de Verano en sus ediciones de 1984, 1988 y 1996, y para los Juegos Olímpicos de Invierno del 2002. Ha recibido cinco Premios de la Academia y 47 nominaciones al Oscar, para hacerlo el ser viviente que más veces ha sido nominado para la Academia y el segundo más nominado en la historia de los Oscares. Ha recibido siete Premios de la Academia Británica (BAFTA), 21 Premios Grammy, cuatro Globos de Oro, cinco Premios Emmy, y numerosos discos de oro y platino. En el 2003, recibió la Orden Olímpica (el honor más alto del Comité Olímpico Internacional) por sus contribuciones al movimiento olímpico. En diciembre de 2004, recibió el prestigioso Honor del Kennedy Center, y en el 2009 le otorgaron la Medalla Nacional de las Artes, la condecoración más importante dada a artistas por parte del gobierno de los EEUU.

En enero de 1980, Williams fue nombrado 19º director musical de la Orquesta Boston Pops, reemplazando al legendario Arthur Fiedler. En la actualidad, cuenta con el título de Conductor Laureado de Boston Pops, que asumió después de su retiro en diciembre de 1993, después de 14 temporadas sumamente exitosas. También cuenta con el título de Artist-in-Residence (Artista-en-Residencia), en Tanglewood. El Sr. Williams ha compuesto numerosas obras para salas de concierto, entre ellas dos sinfonías y conciertos encargados por varias de las principales orquestas del mundo, incluyendo un concierto para violonchelo para la Orquesta Sinfónica de Boston, un concierto para fagot para la Filarmónica de Nueva York, un concierto para trompeta para la Orquesta de Cleveland y un concierto para cuerno para la Orquesta Sinfónica de Chicago.

En el 2009, Williams compuso e hizo los arreglos especialmente para Air and Simple Gifts, ceremonia inaugural del presidente Barack Obama, y en septiembre de ese mismo año la Sinfonía de Boston estrenó un nuevo concierto para arpa y orquesta titulado On Willows and Birches, de su autoría.

 

ANNA B. SHEPPARD (Diseñadora de Vestuario) tiene una larga lista de variados créditos cinematográficos que incluyen Captain America: The First Avenger (Capitán América: El primer vengador), de Joe Johnston, Inglorious Basterds (Bastardos sin gloria), de Quentin Tarantino, Hannibal Rising (Hannibal: El origen del mal), de Peter Webber, The Insider (El informante), de Michael Mann, y, más recientemente, The Devil’s Double (El doble del diablo), de Lee Tamahori.

Entre sus proyectos más recientes se encuentran Maleficent, de Robert Stromberg, protagonizado por Angelina Jolie, a ser estrenado en el verano de 2014.

En 1993, Sheppard recibió nominaciones al Premio de la Academia y al BAFTA por su trabajo en la aclamada obra maestra Schindler’s List, de Steven Spielberg. Sheppard ha trabajado en dos largometrajes con el director Roman Polanski: Oliver Twist (Ídem), en el 2005, y The Pianist (El pianista), en el 2002, por la que recibió una segunda nominación al Premio de la Academia, una nominación al Premio César y un premio a Mejor Diseño de Vestuario en los Premios Polish Film. Sheppard también ha colaborado con la prominente directora y guionista polaca Agnieszka Holland en los largometrajes Washington Square (La heredera) y To Kill a Priest (Complot contra la libertad).

Los créditos en televisión de Sheppard incluyen la multi-premiada serie Band of Brothers (Banda de hermanos), para HBO, y la nueva versión de la serie de culto The Prisoner, de Jon Jones. Sus otros créditos cinematográficos incluyen DragonHeart (Corazón de dragón), de Rob Cohen, Fred Claus (El hermano de Santa) y Shanghai Knights (Shanghái Kid en Londres), ambas de David Dobkin, Around the World in 80 Days (La vuelta al mundo en 80 días), de Frank Coraci, y Sahara (Ídem), de Breck Eisner.