Publicado enGeneral

Pónganse botas, quítense tenis… Bienvenidos al Vive Grupero?

Hace muchos años salió un disco llamado «La Banda Rock», un disco que por su simple título uno pensaría que perfectamente encaja con alguna banda de rock literalmente hablando; y la realidad apuntaba a que era un disco de un grupo juvenil (infantil en ese entonces), de pop (con toques de rockandroll de la época de oro del rockandroll), pero interpretando «MUSICA REGIONAL MEXICANA», es decir un disco de banda sinaloense cantado por una junta de chavitos que se dedicaban a presentarse en programas de TV, conciertos, especiales de cualquier tipo y hasta en eventos de campañas políticas (Se presentaron en Chalco cuando Solidaridad, se acuerdan?) haciendo lo que sabían hacer que era bailar, animar al público, cantar y echar el coto, cobrando según dirían después un salario muy bajo por toda la explotación que recibían.

Publicado enGeneral

De fiesta en fiesta va…

Fiesta: Yo entiendo el término fiesta como el acto de reunirse con algún grupo social (puede ser familia, amigos, conocidos, inclusive desconocidos, sic.) para disfrutar de un muy buen rato de sana (?) diversión, baile y plática, una perfecta ocasión para ponerse al día con este grupo social, echar el chisme (que dicho sea de paso, no es exclusivo de las chicas), ver como ha cambiado el rollo desde la última vez que te viste con esa gente, conocer gente nueva, disfrutar (o padecer, según sea el caso) de la música que suena y en el mejor de los casos, ligar con alguna conocida o desconocida todo depende de tu nivel de galanura o de capacidad verbal, en el terreno de las fiestas, se vale de todo; para festejar algún evento importante, cumpleaños, aniversarios, reuniones familiares, reuniones de generación, truenes (varios amigos han hecho esto, con resultados altamente confusos), entre otras tantas.

Publicado enEvent-itis

Despiértame en California…

Cuando escuche por primera vez, en aquel lejano 1998 la palabra festival, me pareció mucho muy enferma la situación, es decir, yo tenia 13 años en aquel año, y la verdad se me hacía un poco rara la idea de asistir a un «festival» de música. Debo confesar que ese hecho se debía, gracias a que en México, tienen la bendita costumbre desde los jardines de niños hasta la secundaria, de realizar festivales al por mayor, en los que si bien te iba bailabas una rola con la niña que te gustaba y que estuviera de moda en esa época, pero si no, podías pasar a ser de los cuates de la tabla gimnástica, o de la poesia coral y ya muy mal el rollo de los que cantaban «Amigo» para despedir a algún profesor, ya veterano, que se iba a su descanso de jubilación… cuando de festivales se trataba la ocasión era lo de MENOS, pasando por fiestas patrias, inicios de primavera, festejo a las madres, navidades y finales de curso, entre MUCHOS otros, y yo dentro de mi cabeza, en aquel entonces muy juvenil, creía que algo así pasaría en este festival.